La clase sigue existiendo

En la actualidad para muchos sectores de la sociedad hablar de clase social implica hacer uso de un concepto anacrónico que ya no está vigente (o quizás nunca lo estuvo), incluso sectores de la izquierda se niegan a realizar un análisis de la sociedad según sus clases sociales porque implica negar hasta cierto punto su propia concepción de minorías oprimidas y discriminadas. Aquí pretendo demostrar que la clase social no solo sigue siendo un concepto válido en el análisis sociológico de la actualidad, sino que además es un concepto central sin el cual cualquier estudio de la sociedad pierde su carácter científico.

Los datos que aporta el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) en el “BARÓMETRO DE SEPTIEMBRE 2020” en la pregunta 17 ¿Cuál es, a su juicio, el principal problema que existe actualmente en España? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero? Indica que los 10 principales problemas son:

  1. El paro
  2. Los problemas de índole económico
  3. Los peligros asociados al COVID19
  4. La corrupción y el fraude
  5. Los problemas políticos en general
  6. El mal comportamiento de los políticos
  7. La sanidad
  8. La educación
  9. Lo que hacen los partidos políticos
  10. Poca conciencia ciudadana

Y en la pregunta 18 ¿Y cuál es el problema que a Ud., personalmente, le afecta más? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero? Los datos son:

  1. El COVID19
  2. Los problemas de índole económico
  3. El paro
  4. La sanidad
  5. La educación
  6. Los problemas relacionados a la calidad del empleo
  7. Las preocupaciones y situaciones personales
  8. La corrupción y el fraude
  9. Los problemas políticos en general
  10. Las pensiones

Si dejamos de lado las respuestas asociadas a la pandemia actual (por ser un tema más bien excepcional), los principales problemas que aquejan a los ciudadanos españoles son económicos (paro y economía) y sociales (sanidad, educación, la calidad del empleo y pensiones) sumado a los políticos como lo es la corrupción.

Lo que se observa a primera vista es que los problemas de identidad sexual o los relacionados con la violencia machista y la integridad de la mujer se encuentran ausentes. ¿Esto significa que a los españoles no les es de importancia? No, de hecho según el I Barómetro Feminista en España del CIS más de la mitad de la población española se declararía como feminista y lo mismo ocurre con el tema LGTB ya que según los datos aportados por el CIS durante los últimos años la sociedad española se ha vuelto mucho más tolerante considerando que deben tener los mismos derechos que los heterosexuales. Si la sociedad española mantiene tal postura frente a ambos temas ¿entonces qué significan estos datos? Simplemente significan que para una persona el tema económico y social prima sobre otros, como todo en la vida, por ejemplo para mí me es más importante tener una fuente de ingreso para mantenerme que la protección de los animales de circo, y no por ello estoy en contra de la protección animal.

Esta jerarquización de los intereses es algo natural y lógico, pero curiosamente ciertas corrientes políticas e ideológicas niegan que la base de toda la sociedad sea su propia realidad material y buscan otros pilares, como puede ser la identidad (sexual o étnica). Por supuesto, con mencionar lo anterior no estoy demostrando mi punto, para ello cito los datos presentados por el “BARÓMETRO DE DICIEMBRE 2019. POSTELECTORAL ELECCIONES GENERALES 2019”.

Como paréntesis debo indicar que en esta encuesta tiene sus limitaciones. En primer lugar la segmentación por clase social se establece según la identificación misma del encuestado, lo cual puede llevar a errores de conceptualización (por ejemplo un empleado que percibe 2000 € al mes puede identificarse como clase media o alta sin serlo según la categorización marxista) o a confusiones pues diferencia a quienes se identifican como pobres y quienes se identifican como obreros. En segundo lugar las preguntas realizadas no son lo suficientemente profundas como desearía para extraer conclusiones más contundentes, así, si el encuestado indica que un problema importante en su vida es el económico falta indagar en aspectos claves como “¿crees que el salario mínimo debería incrementarse?” o “¿estás a favor de la sindicalización y la negociación colectiva?”. Pero a pesar de esto los datos proporcionados sirven para extraer datos muy útiles.

Frente a la pregunta A10 ¿Y cuál es el problema que a Ud., personalmente, le afecta más? ¿Y el segundo? ¿Y el tercero? Se nos indica como primer problema:

  • El paro representa para solo un 15,1% de las personas de clase y media altas como el primer problema en comparación al 31,4% de las personas de pobres.
  • Los problemas económicos significan una primera preocupación para el 14% de las personas de clase alta y media alta en contraste con el 17,1% para las personas pobres.
  • La independencia de Cataluña es una primera preocupación para el 4,4% de las personas de clase y media altas mientras que para los pobres esta situación no obtuvo puntuación.

Como segundo problema:

  • Los problemas de índole económico marcaron una diferencia de un 10,1% versus un 20,1% para las personas de clase alta-media alta y pobres respectivamente.

Existe una clara distancia en las preocupaciones e intereses de las personas según su propia identificación en la estructura de clases sociales. Evidentemente según estos datos quienes entienden que su situación social es más acomodada no tienen tal nivel de preocupación por el paro o los mismos problemas económicos que aquellos que se identifican como pobres.

A nivel político (pregunta A11) la identificación ideológica también mantiene distancia:

  • Mientras los individuos de clase alta y media alta son mayoritariamente (56,4%) liberales, conservadores o progresistas en comparación a los individuos de clase baja que solo alcanzan un 17,2%, estos últimos se identifican en un 18,5% como socialistas o comunistas en comparación al 9,8% de los encuestados de clase y media altas.

Siguiendo en política (B3) las personas de clase baja creen en un 14,6% que da igual un gobierno que otro en comparación al 3,5% de los participantes de clase y media altas.

Por supuesto todavía faltan datos para seguir adentrándonos en este interesante tema, pero con los que hay se puede concluir que en efecto, la clase social está muy presente en la realidad social de España (conclusiones similares se pueden extraer de cualquier país). Todavía puede haber quien diga que estos datos no son concluyentes y en cierta medida puedo coincidir por las limitaciones que me presentan los sondeos de opinión como fuente investigativa frente a un debate tan profundo como éste, no obstante si analizamos la evidencia empírica sobre el comportamiento social podemos ir reduciendo las diferentes coincidencias de lo más genera a lo más particular, y viceversa.

Yo soy hombre, luego tengo intereses comunes con otros hombres. Yo soy un adulto, luego tengo intereses comunes con otros adultos. Yo soy de Santiago, luego tengo intereses comunes con otros santiaguinos. Así puedo ir divagando ad infinitum, lo importante es jerarquizar y coordinar estos intereses. Que yo sea hombre tendrá una valoración diferente a que sea santiaguino o que pertenezca a los millennial, y esto puede ser subjetivo y personal, pero igualmente debo priorizar. ¿Qué soy primero, hombre o santiaguino? ¿Qué es más generalizador, ser hombre o santiaguino? Ser hombre es una categoría biológica y la comparto con miles de millones de seres humanos en este planeta, ser santiaguino es más bien una categoría subjetiva y arbitraria ya que Santiago es una ciudad que hemos creado y ser santiaguino es algo tan simple como complejo de entender (¿es santiaguino el que nace en la ciudad o el que se cría? Si es lo último, ¿existe algún tiempo mínimo para ser considerado santiaguino?). Tenemos entonces categorías demasiado generales con pocos intereses comunes así como otras más exclusivas y con muchos intereses en común pero que al ser excluyentes interfieren en el análisis. Es menester e imperioso encontrar una categoría que sea tanto incluyente como general y que cohesione los intereses de sus integrantes, esa categoría no puede ser otra que la misma clase social. Si vamos analizando el resto de categorías según este esquema todas caen en las mismas falencias, o son demasiado generales (casi como hablar de las personas con el pelo castaño), o son excluyentes (como los miembros de una ciudad) y subjetivas (como pertenecer a una minoría).

En ciencias sociales por lo tanto, la clase social es la categoría científica por excelencia.



Categorías:Sociología

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: