Valor Agregado y Automatización

En un artículo anterior hice referencia al libro de Santiago Niño-Becerra en el cual mencioné los efectos de la automatización y cómo esta llevaría paulatinamente a la superación del sistema capitalista. Lo que sostengo en este artículo es que el capitalismo mantiene su existencia sobre la explotación del hombre por el hombre al igual que todos los sistemas que han existido desde la división axial del trabajo pero con diferencias (que marcan su esencia) como la explotación y la manifestación del plustrabajo. En este sentido la automatización absoluta rompe con esta posibilidad ya que si se automatiza completamente no habrá producción de valor ni plusvalor, por lo cual estaremos frente a un sistema totalmente nuevo y diferente (tema que Marx contempla en los Grundrisse), y en una escala menor, si la automatización se da en una empresa (o rubro) allí no se generaría valor y el plusvalor apropiado provendría de otras ramas de la economía.

Si nos ceñimos a la teoría del valor en Marx -la cual en más de una ocasión he indicado y argumentado que es la más completa dentro de la bibliografía en economía desde el siglo XVIII a la fecha-, el valor existe bajo dos condiciones: 1) el trabajo humano y 2) la demanda social que valida al primero. Esta segunda condición es la que muchos críticos de la teoría ignoran haciendo de su trabajo una amalgama de argumentos falaces y circulares. Esto implica que para que el valor se convierta en propiedad de un objeto es necesario que se exprese como relación entre cosas, por esto el valor (tiempo invertido en la producción) debe encontrar una forma en expresarse consolidándose como tal. Por esto es un requisito sine qua non que la sociedad debe estar dispuesta a entregar un trabajo equivalente a cambio, por lo tanto el valor apunta a una articulación de la producción y circulación.

Si solo asumimos la condición 1 entonces estamos considerando al valor como un concepto transhistórico, pero en realidad la categoría del valor es histórica. En este aspecto las tribus del 50.000 antes de nuestra no producían valor a pesar de su trabajo invertido.

Todo esto tiene consecuencias en el dinero como necesaria encarnación del valor pues éste es el camino por el cual los trabajos concretos y privados se reducen a abstractos y sociales. De este modo, durante la sociedad feudal la producción de un campesino que quedaba en su alacena para pasar el frío invernal no generaba valor alguno pero sí la producción que extraía el señor feudal e intercambiaba por mercancía en el mercado.

Todo esto nos viene a decir que si quitamos la condición 1 o 2, ya no podemos hablar de valor. Entendemos lo que ocurre cuando solo tenemos a 1, pero ¿qué ocurre cuando tenemos solo 2? Que sería el caso de una rama automatizada en su totalidad.

Vayamos a ejemplos simples y didácticos:

  • Una economía simple con solo 3 empresas (A,B,C), cada una representa las ramas 1, 2 y 3. Estas ramas a su vez tienen una relación de proveedores (1 y 2) siendo la tercera la que entrega el producto final. Tal y como se puede observar, la producción de cada rama representa el CC invertido por la siguiente. De igual forma, los precios de la mercancía tienen una directa relación con sus costes de producción (esto relacionado con la simplificación del ejemplo).

Ahora asumamos que todo se mantiene igual con la diferencia que la rama 1 se ha automatizado totalmente:

  • En este caso la rama automatizada (1) mantiene sus costes y output (porque así se entiende mejor la idea aun cuando en la realidad esto no ocurra necesariamente en igualdad de proporción), al ya no tener que invertir en capital constante su tasa de ganancia se incrementa, pero no hay plusvalía generada. El plusvalor generado en conjunto se reduce de 1200 € a 800 € respectivamente y el precio de la producción se mantiene intacto en los 2400 €.

Ceteris paribus, el capital invertido se ha reducido pero se ha mantenido la producción, lo que viene a demostrar el beneficio de la automatización al reducir abrumadoramente los costos y, manteniendo el precio de sus productos, ha incrementado su ganancia, pero no ha creado valor ya que su ganancia proviene íntegramente de la plusvalía de las ramas 2 y 3. Esto merece una profundización mayor, algo que no haré en este artículo, pero para ir aclarando es menester diferenciar el valor de la riqueza. Los valores de uso en una sociedad en Marx «constituyen el contenido material de la riqueza«, por lo cual «Es un error decir que el trabajo, en cuanto produce valores de uso, es la única fuente de la riqueza que ha producido, es decir, de la riqueza material«, no solo el trabajo humano proporciona riqueza material, pero sí la única fuente del valor es el trabajo humano. Es desde esta arista que merece ser entendido el contenido de este artículo.

Ahora, si aplicamos esto a todas las ramas y empresas de una economía el resultado es un nuevo sistema completamente diferente del capitalismo. No se puede sostener el capitalismo en una economía donde la producción esté totalmente automatizada (ya ni hablemos de la producción más el comercio y servicios). Planteémonos un mundo con ese nivel de productividad y sin la necesidad de emplear y explotar a la fuerza laboral, ¿cómo validamos la producción? Esa es la incógnita que socialmente debería ser definida en el momento en que se cuaje tal escenario, lo más seguro es que la mercantilización como hoy se conoce se esfumaría, lo cual no es necesariamente positivo. Si suponemos que X es el total de la producción de valores de uso e Y es el total de las necesidades sociales, la equivalencia X=Y en los sistemas históricos conocidos se ha mantenido en la medida que Y encierra relaciones no equivalentes, por lo cual en un escenario como el planteado si se desea mantener dicha equivalencia la única manera de lograrlo es mantener a Y como una variable no equivalente o agregar otra variable (digamos Z) que implique las necesidades sociales de todos los que no están dentro de esta producción en la siguiente expresión X = (Y-Z). Entonces la única opción socialmente progresista es aquella en la que Y encierre relaciones equivalentes e iguales.



Categorías:Economia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: