De nuevo sobre impuestos

El gobierno español planea elevar los impuestos dentro de sus Presupuestos Generales del Estado para 2021, dentro del incremento de impuestos se incluye la subida del IVA de las bebidas azucaradas y edulcoradas, concretamente del 10% al 21%. Según la plataforma SinAzucar.org el precio de una lata de Coca Cola aumentará 6 céntimos, es decir pasará a costar de 0,65€ a  0,71€, del mismo modo una botella de 2 litros aumentará su precio de 1,59€ a 1,75€, la botella de 1 litro pasará de 1,35€ a 1,49€, la botella de 50 cl aumentará su precio de € 1,05 a € 1,15 y el pack de 4 botellas de 20 cl aumentará de 3€ a 3,30€.

En el pensamiento ortodoxo y popular está la idea que los impuestos generan un efecto inflacionario de modo mecánico pues se asume que el precio de los artículos es un agregado de partes entre costos, beneficios y salarios. En este sentido si una mercancía tiene un valor monetario de $ 1000, donde un 1/3 son costos, 1/3 son los salarios, el restante es el beneficio empresarial.

Esta idea la podemos encontrar desde al menos los economistas clásicos. Por ejemplo Smith por un lado establece que el valor se deriva de trabajo invertido en el bien, por otra, sostiene que el valor de la mercancía es igual al trabajo que la misma puede comprar, en tercer lugar establece que el costo de producción sería igual a la suma del salario, la ganancia y la renta.

En Smith entonces el costo de producción no es igual a los tiempos de trabajo invertidos, ya que al momento de afirmar que el valor se compone en salarios, ganancia y renta se está suponiendo que cada una de estas influye y concurre independientemente a la formación del valor.

Es difícil menospreciar la importancia de este planteamiento. Actualmente la tesis de que los precios se forman agregando los costos salariales y beneficios del trabajo de Smith está muy presente en la economía ortodoxa, especialmente la de tradición keynesiana.

De aquí se puede desprender que un incremento salarial o de los costes llevará consecuentemente un incremento de los precios para de este modo mantener el nivel de beneficio “que se encuentra dado”. Si el producto que costaba $1000 ahora ve incrementado sus costos un 10%, su precio debería aumentar mecánicamente quedando en [1000 + Incremento costos].

Y como los impuestos llevan un incremento de los precios, estos deberían ser inflacionarios.

¿Qué nos dice la evidencia empírica?

Al menos no se evidencia un comportamiento mecánico entre la variación de la presión fiscal y la inflación en los países de la OCDE.

¿Esto significa que los impuestos no son inflacionarios? No, solo demuestra que el comportamiento no es mecánico y que otros factores lo pueden explicar. De hecho si continuamos con la perspectiva anterior, las variaciones de precios podrían verse dadas por un incremento salarial o un incremento en el porcentaje del beneficio empresarial. También podemos descartar el elemento salarial pues la evidencia empírica también demuestra que no hay un comportamiento mecánico entre incrementos o bajadas salariales con la dinámica inflacionaria.

Por lo cual, solo nos queda el beneficio empresarial. Es decir, si el mismo producto que cuesta $1000 con un 30% de ganancia, manteniendo los costes estables, pero incrementando el precio a $1500 aumentaría su tasa de beneficio del 33% al 55,5%. Esto vendría a significar que los empresarios podrían ajustar sus precios al alza para ganar terreno en el mercado, que es precisamente el diagnóstico realizado por muchos sectores de Venezuela y Argentina al momento de identificar las causas de la inflación, ¿y por qué en Venezuela la inflación alcanza cifras tan elevadas mientras que en Europa está controlada? ¿El capitalismo europeo es más altruista que el venezolano? Aparentemente en este diagnóstico la respuesta es afirmativa, pero para llegar a comprobarla se debería demostrar que la constitución empresarial venezolana (o argentina) está mucho más concentrada que en Europa, y tal evidencia no existe. Aun así, teóricamente tampoco se sostiene.

Vayamos a un ejemplo; si en una hipotética esta economía existen 10 rubros económicos (entre el campo, la industria y los servicios) con un PIB de $100, donde, en total existe 100 empresas, pero de estas 10 son monopolios/oligopolios que producen un valor de $5 cada una (=50), ergo las restantes 90 producen $0,5555…. ceteris paribus, para que tal tesis tuviera sentido, lo que debería suceder es que las 10 empresas con alto poder e influencia causada por su concentración vendieran su producción a un precio superior a $50, ya que ahí se encuentra su ganancia (es decir, una ganancia mayor de lo que objetivamente les corresponde) ¿Cómo las 90 empresas restantes van a consumir a precios superiores? No es posible, ni tampoco resulta posible pensar que lo asuman los mismos consumidores pues lo objetivo es que si se produjo $100, el poder de compra es $100, no más. Es cierto que hay casos demostrados de acuerdos monopólicos que contra toda legislación llevan a los incrementos abusivos de sus precios, pero estos nunca pueden generar el incremento masivo de los precios (inflación o hiperinflación). En Chile por ejemplo son conocidos los casos de los pollos, el confort y las farmacias que secretamente pactaron para cobrar a niveles superiores, luego se les condenó por tal acto, pero aun cuando esto no hubiera ocurrido, solo sería cuestión de tiempo para que gracias a la competencia capitalista llegase otra empresa que entregara productos a mejores precios e incluso de mejor calidad, como ocurrió en el mercado de móviles e internet (hasta hace unos 5 años, el mercado estaba acaparado por Entel, Movistar y Claro en Chile, las tarifas eran muy altas, por ejemplo a mí me cobraban unos 35 euros al mes por 2 gigas de datos, pero en 2015 llegó WOM con mejores precios y… mi plan hasta antes mudarme era de 16 euros por 80 gigas); en conclusión, la competencia capitalista tenderá a destruir este orden.

¿Cómo podemos entender a los impuestos desde la perspectiva marxista?

Desde esta perspectiva el valor de las mercancías reproducibles viene dado por el tiempo socialmente necesario del trabajo para su producción, por lo que el primer punto trascendental es que su monto no puede ser arbitrario, sino que es objetivo y ligado a variables que en última instancia son cuantificables. Este valor no viene dado por una suma o agregado de las partes como la visión tradicional, sino que más bien está todo ligado, donde el todo es superior a la suma de las partes. Así, una mercancía cuyo valor es $1000, el mismo no viene dado por una suma de 1/3 + 1/3 + 1/3 de salario, costes y beneficio respectivamente. En realidad los 1000 representan íntegramente el valor trabajo.

Como ilustro a continuación,

Como se puede comprobar, el precio de las mercancías producidas depende del trabajo (CV + Plusvalía), donde, el Capital Constante opera como un costo. Al originarse del trabajo, el beneficio (plusvalía) forma también parte de la producción y no viene “dada”, esto, sin soslayar la necesidad de validación social ex post en el mercado.

En esta situación, ¿cómo explicamos el comportamiento de una economía tras el incremento de los impuestos?

Vayamos a otro ejemplo.

Situación A

Situación B

Situación C

Situación D

Explicado:

  1. A es la situación inicial. En esta mantenemos unos salarios, producción y excedente determinado con un 10% de impuestos
  2. B representa el escenario anterior pero con un 20% de impuestos, en esta situación la tasa de ganancia ha disminuido de 14 a 10%
  3. C representa el mismo escenario de B pero con un incremento de la masa monetaria de 100 € a 120 €
  4. D representa un escenario como B pero con una reducción de la masa salarial de 70€ a 60€

En otras palabras el incremento de impuestos significa un incremento de los costos. Frente a esta situación el capitalista puede;

  • Incrementar sus precios siempre y cuando aumente la masa monetaria (salida inflacionista)
  • Reducir otros costos adicionales, como por ejemplo el salarial

En caso de no acceder a ninguna -como podría suceder en un escenario de inflación 0%-, lo que le queda es una caída de la ganancia.

Evidentemente este ejemplo es macro, y aplica a toda una economía, habría que revisar los datos a nivel de segmentos impactados por un incremento de impuestos, sin embargo la situación sería la misma solo que a un nivel menor. Los empresarios de una rama podrían incrementar sus precios siempre que los requisitos expuestos cumplan ya que, en caso contrario, la caída de la demanda sería el primer efecto que afectaría sus intereses directamente.

Los impuestos por ende solo pueden salir de la plusvalía generada en el trabajo, da igual que sean directos o indirectos a esta altura. Lo cual nos debería llamar a la reflexión sobre lo útiles y correctas que son medidas como las que pretende llevar a cabo el gobierno español en plena crisis económica (mientras los países de la zona pretenden reducirlos), muy en la tónica del “socialismo estatista” que cree en “administrar el capitalismo” para hacerlo un mejor capitalismo.



Categorías:Economia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: