La crisis económica, una realidad cada vez más cercana.

En un artículo escrito hace más de 3 años explicamos que la economía mundial exponía diferentes síntomas que, de desarrollarse, podrían implicar una recesión mundial antes del año 2026. Pues bien, hoy en día parece ser que esta situación no ha menguado, más bien se ha intensificado.

En este artículo nos enfocaremos en los países cuyo PIB engloba más de la mitad del total a nivel mundial, estos son Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Francia y Reino Unido.

Picture1

Fuente: https://thenextrecession.wordpress.com/2019/11/28/the-fantasy-world-continues/

El comercio internacional se ha contraído durante 2019, la guerra comercial entre China y Estados Unidos tiene mucho que ver con estos resultados.

Picture2

Los datos expuestos han sido recabados del Banco Mundial. Podemos observar el comportamiento económico estadounidense durante los últimos 20 años. Tras 2008-2009, años de recesión, se observa cómo el crecimiento económico se ha recuperado a niveles muy similares a los ostentados durante el decenio anterior, sin embargo la inversión en capital fijo se ha mantenido por debajo de las tasas manifestadas previo a la crisis. De igual modo, la tasa de desempleo ha mantenido una reducción lenta, tardando 5 años en recuperar el nivel de 2007.

Picture3

Mismo comportamiento se manifiesta en Reino Unido. La formación de capital fijo se ha mantenido débil, aunque no de un modo tan distanciado como Estados Unidos. La reducción del desempleo también ha tenido un lento comportamiento.

Picture4

Alemania, como la locomotora de la Unión Europea, ha mostrado un desplante bastante superior en estos aspectos, la recesión de 2009 no fue más que una pequeña perturbación económica, sin embargo, tras los años 2012 y 2014, su crecimiento económico se ha reducido.

Picture5

Así como Alemania, el crecimiento económico francés se ha mantenido débil desde 2012 hasta 2016, desde entonces ha tendido a una leve recuperación, aunque esta ha afectado sutilmente la tasa de desempleo, la cual en términos comparativos con la década anterior, se ha mantenido muy elevada.

Picture6

Japón desde 2000 a 2018, no ha logrado recuperar su época de crecimiento manteniéndose en rangos muy bajos y cercanos al estancamiento. De igual modo, la formación de capital fijo ha sido en promedio inferior al ostentado la década anterior.

Picture7

Por su parte, China a pesar de mantener un crecimiento superior al resto de las economías mencionadas, este ha ido en descenso. Su formación de capital fijo ha sido superior durante la década de 2010.

Apreciaciones;

  • Estados Unidos, la economía más grande e influyente de las mencionadas, si bien es cierto ha logrado repuntar su crecimiento económico, esto no se ha visto reflejado en la formación de capital fijo, por lo que como tendencia general podemos observar que los empresarios no han invertido el excedente en la acumulación, acumulando grandes cantidades de capital en otros circuitos apartados de la economía productiva.
  • China, la segunda economía más grande, mantiene un elevado crecimiento (que favorece la demanda internacional, el comercio y las inversiones en otras economías) en descenso. Es arriesgado todavía confirmarlo, pero aparentemente está cumpliendo a rajatabla la sobreproducción en Marx. En este sentido es preocupante como, a pesar de sus elevadas tasas de formación de capital fijo, su crecimiento económico se ha reducido continuamente.
  • Reino Unido ha mantenido tasas de crecimiento desde la recesión, pero con niveles de formación de capital fijo ligeramente inferiores a los manifestados antes de la crisis.
  • Francia y Alemania mantienen tasas de crecimiento inferior a los países mencionados, con formaciones de capital fijo también estancados. Claramente, son países que se han recuperado de las crisis pero limitadamente.
  • Japón no logra repuntar, se encuentra en un eterno estado de estancamiento, manteniéndose muy cerca del 0% en promedio. Hay años en los que crece entre un 1 y 2%, y acto seguido roza el 0%.

Esta débil inversión en capital fijo, como ya se ha mencionado, tiene su impacto directo en la débil capacidad que han tenido estas economías al momento de generar empleo.

Picture8

Siguiendo lo anterior, según los datos que nos proporciona la OIT, solo Japón, Reino Unido y Alemania han aumentado la tasa de participación laboral, de estos, únicamente Reino Unido vio aumentar su desempleo de modo significativo tras la crisis, Japón y Alemania mantuvieron tasas de desempleo controladas. Estados Unidos en cambio, ha mantenido una tasa de participación laboral decreciente.

Picture9

De igual modo, desde 2008, la participación salarial dentro del PIB se ha reducido en todos los países con la excepción de China y Alemania (datos OIT). Lo anterior, es la expresión de años en los que los salarios reales se incrementaron a ritmos inferiores de la productividad, permitiendo un incremento de la tasa de plusvalía en Estados Unidos, Japón, y Reino Unido.

Picture10

Con respecto a la cuenta corriente, Estados Unidos y Reino Unido mantienen un comportamiento negativo. Francia en 0%. Japón, Alemania y China se mantienen en positivo, aunque China ha mostrado un comportamiento tendiente a la baja.

Picture11

Las tasas de interés se han reducido tras el incremento manifestado durante la recesión de 2008-2009. Estados Unidos por su parte, ha mostrado un incremento desde 2016 a 2018.

Picture12

Fuente: https://alternativaseconomicas.coop/articulo/tipos-de-interes-congelados

Picture13

Fuente: https://www.idealista.com/news/finanzas/economia/2018/10/09/768607-por-que-los-tipos-de-interes-en-la-eurozona-siguen-en-minimos-y-en-eeuu-ya-estan-en-el-2

Desde la crisis, los bancos Centrales de la zona del Euro, Reino Unido, Japón, China y Estados Unidos, han invertido cientos de miles de millones de dólares para facilitar el crédito de los bancos a la actividad productiva de modo que la economía se reactive, como podemos observar, los casos más llamativos son la zona del Euro, Reino Unido y Japón, sin embargo, con todos esos esfuerzos las economías no han manifestado una recuperación sostenida, Estados Unidos a pesar de haber manifestado un crecimiento ascendente desde 2010, 2019 cerró con un crecimiento de tan solo un 2,1%, inferior al de 2018, el más bajo desde 2016.

La debilidad de la inversión resulta ser particularmente preocupante en las economías estadounidense y europeas, en el caso de Estados Unidos, como se puede visualizar a continuación, el índice de actividad manufacturera estuvo por debajo de 50 por primera vez desde el final de la recesión de 2009.

Picture14

Índice de la actividad manufacturera de Estados Unidos (PMI)

Picture15

PMI compuesto zona euro

Picture16

PMI Japón

Picture17

PMI Reino Unido

Situación similar se observa en Reino Unido, Francia, Alemania y Japón. Ergo, técnicamente nos encontramos en una recesión de la producción manufacturera.

En esta situación el BCE, el BoJ, y el banco de Inglaterra buscan reactivar la economía reduciendo las tasas de interés o mediante la Flexibilización cuantitativa, en el caso de la FED se han ido aumentando los tipos de interés para evitar riesgos de burbujas y el crecimiento insostenible del crédito (en este punto Trump no se detiene en criticar a Jay Powell por no rebajar las tasas de interés).

Picture18

En Estados Unidos la inversión es débil debido a la baja rentabilidad corporativa, la cual, ha venido en descenso durante los últimos cuatro años. En términos marxistas, lo que ha sucedido durante estos años es una caída de la tasa de ganancia, algo que Michael Roberts ha documentado año tras año.

Picture19

Fuente: https://thenextrecession.wordpress.com/2019/11/04/us-rate-of-profit-measures-for-2018/

Desde 2015, esta ha mostrado un comportamiento a la baja.

Un comportamiento similar se puede observar en China, Francia, Reino Unido, Alemania y Japón.

En este contexto, los capitalistas han optado por reinvertir una parte de su plusvalía en el mercado financiero y bursátil. En Estados Unidos los beneficios se han desviado a fusiones, adquisiciones de acciones, el pago de dividendos, tan solo en 2018, la recompra de acciones por parte de las 500 compañías del S&P sumó 800 mil millones de dólares, y entre 2008 y 2018 el monto ha superado los 5 billones de dólares. La deuda corporativa en los Estados Unidos también ha aumentado, esta aumentó entre 2007 y 2018 de 4,9 a 9,1 billones de dólares.

El crecimiento del crédito y las deudas también ha adquirido una participación importante en el mercado estadounidense y europeo.

Profundizando lo anterior, es necesario mencionar que en este mercado hemos tenido dos principales mecanismos. Por un lado, los bonos de alto grado de inversión calificados entre AAA y BBB. El aumento de la participación de bonos BBB ha llevado a que en Estados Unidos, sea de aproximadamente un tercio mientras que en Europa ocupan la mitad, dado que estos bonos invierten en títulos con un mínimo de calificación, un debilitamiento de la economía puede significar una caída de estos a bonos basura generando una eufórica venta de los mismos cuyo riesgo es potencialmente muy elevado.

Por otro lado, tenemos los créditos de grado especulativo, que van desde los que tienen mayor calificación (menor a BBB), hasta los créditos altamente apalancados. Pues bien, han sido estos últimos los que han manifestado un incremento en la participación del mercado financiero. Estos son créditos con un peso de deuda elevado (deuda que puede ser 5 veces superior a las ganancias antes de intereses, impuestos y amortizaciones). En Estados Unidos su volumen se ha duplicado desde 2010. Por supuesto, estos créditos se han titularizados a través de los CLO (Collateralized Loan Obligation). Según el Banco de Inglaterra, había globalmente 750 mil millones de dólares invertidos en CLO, un tercio estaba en manos de bancos estadounidenses, japoneses y europeos.

Nota importante, los CLO forman parte -con los ABS, CDS, ABCP, swap y derivados (forward, futuros y opciones)- del mercado de titularización financiera. Consisten en títulos respaldados por un pool de deuda que es comprado por un inversor al banco, éste contiene un paquete de préstamos apalancados con diferentes grados de riesgo. Los inversores que compran la participación en los CLO se dividen en tramos diferenciados por el grado de riesgo (tal como los CDO), el primer tramo es el equity, quienes asumen los activos de mayor riesgo y reciben mayores tasas pero a la vez son los primeros en dejar de cobrar si ocurre un default, en cambio, el tramo que asume el menor riesgo es el senior, quienes reciben el menor interés y cobran primero. De esta forma, el banco obtiene liquidez al vender la participación en estos bonos, y diversifica el riesgo.

Siguiendo lo anterior, digamos que un banco tiene un stock de activos (deuda) valorizados en US$100.000 millones de dólares, cuyo interés es Euribor + 375 puntos básicos, estos poseen a su vez una calificación de BBB.

Acto seguido, el banco en lugar de esperar los años para recuperar su inversión riesgosa, prefiere vender y sacarse el riesgo de encima, por lo cual decide crear un CDO vendiéndola a terceros. La estructura sería la siguiente:

  • Senior: US$ 90000 millones (o 90% del CDO)
  • Mezzanine: US$ 7000 millones (o 7% del CDO)
  • Equity: US$ 3000 millones (o 3% del CDO)

Tras esto, el riesgo se ha distribuido, en este sentido el CDO del tramo senior posee una calificación AAA, mientras que los siguientes tramos tendrán calificaciones inferiores. ¿Por qué la calificación del tramo senior es superior que la del conjunto de los activos (BBB)? Porque la gracia de esta titularización, es que en caso de impagos, los primeros en dejar de percibir ganancias, serán los tramos inferiores. Es decir, el tramo Equity vende protección a los superiores, a cambio, los tramos inferiores percibirán un porcentaje superior de ganancia.

Siguiendo lo anterior, el interés percibido sería el que sigue:

• Senior: 5%
• Mezzanine: 7%
• Equity: No posee un interés definido, pues su ganancia es la diferencia entre el interés general de los activos menos lo ganado por los tramos superiores

Así, si consideramos que Euribor es del 2%, entonces el interés aplicado a los activos sería de 5,75%, ergo la ganancia proveniente de estos activos representa US$ 5750 millones de dólares.

La ganancia para los inversores del tramo senior sería de US$ 4500 millones (=90000 * 5%), el tramo Mezzanine obtendría US$ 490 millones (=7000 *7%), y para el tramo Equity US$ 760 millones (resultado de la diferencia entre los US$5750 menos 4500 millones del tramo senior, más los 490 millones del tramo Mezzanine). Esto significa que para el último tramo, el más riesgoso, la ganancia equivaldría a 25%, una ganga.

Entonces, el CLO/CDO, ha sido sumamente atractivo para los inversores que en lugar de invertir sus ingentes cantidades de capital en la economía productiva, buscan inversiones financieras para percibir ganancias del interés asociado. Y es que a partir de activos riesgosos, se logran crear para los inversores, activos con alto nivel de calificación. Estos adquirieron un gran peso durante los años previo a la recesión de 2008/9, historia que aparentemente se repite en la actualidad.

¿Cuál es el peligro? El riesgo asociado viene cuando a partir de un default masivo, los inversores perderán su capital sin importar el “grado de seguridad de los tramos superiores”.

Por ejemplo, digamos que a raíz de una recesión, el desempleo se dispara, los activos se desvaloralizan, la tasa de interés cae y la morosidad se dispara. En este ejemplo hipotético, los activos se desvalorizan y alcanzan los US$ 80000 millones de dólares y Euribor baja al 1%. Ahora la ganancia será de US$ 3800 millones de dólares. En este ejemplo, el tramo Equity y Mezzanine lo perderían todo, mientras que el tramo senior solo alcanzaría un 84% de su ganancia.

En síntesis, son armas de destrucción masiva.

Pues bien, los CLO son las nuevas estrellas de la economía financiera, el hecho es que los CLO contribuyen al crecimiento de los préstamos apalancados.

El mercado de los bonos estadounidenses también genera alarmas. La curva de las tasas de interés por bonos de diferente rendimiento se acerca hacia la “Curva de rendimiento invertida”. Se cree que cuando ocurre lo anterior, los inversores perciben altas posibilidades de recesión económica. ¿Por qué? Por regla general, el interés de los bonos a 3 meses o 2 años tienen un interés inferior que los bonos a 10 o 30 años, las razones son múltiples, tener un bono 10 o 30 años implica un riesgo mayor por el tiempo asociado, en 30 años pueden ocurrir muchos crack bursátiles, crisis, movimientos políticos-militares, además de que deberían pasar 30 años antes de recuperarse la inversión inicial (mecánica del negocio de los bonos). Por eso el comportamiento entre las tasas de interés de bonos de 3 meses o 2 años, debería ser inferior a la tasa de interés de bonos a 10 o 30 años.

Picture20

El problema viene cuando los bonos a 10 o 30 años, comienzan a tener tasas de interés iguales o inferiores a los bonos de 3 meses o 2 años. Lo que ocurre es que los inversores (bancos, fondos de pensiones, fondos de inversión, empresas) están tan alarmados, que prefieren invertir su dinero en bonos del gobierno vistos como más seguros que en el mercado (acciones o bonos de empresas). Es por esto que conforme aumenta la demanda de estos bonos, la tasa de interés se reduce, y con ello la relación comienza a invertirse.

Picture21

El problema viene cuando los bonos a 10 o 30 años, comienzan a tener tasas de interés iguales o inferiores a los bonos de 3 meses o 2 años. Lo que ocurre es que los inversores (bancos, fondos de pensiones, fondos de inversión, empresas) están tan alarmados, que prefieren invertir su dinero en bonos del gobierno vistos como más seguros que en el mercado (acciones o bonos de empresas). Es por esto que conforme aumenta la demanda de estos bonos, la tasa de interés se reduce, y con ello la relación comienza a invertirse.

Alemania

Picture22

Fuente: https://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/10048169/08/19/El-mercado-da-la-espalda-al-bono-aleman-de-cupon-cero-solo-coloca-824-millones-de-los-2000-millones-previstos.html

Picture23

Fuente: https://datosmacro.expansion.com/bono/alemania

Reino Unido

Picture24

Fuente: https://datosmacro.expansion.com/bono/uk

Francia

Picture25

Fuente: https://datosmacro.expansion.com/bono/francia

Japón

Picture26

Fuente: https://datosmacro.expansion.com/bono/japon

¿Cómo es posible que suceda esto? Entendamos que los bonos son emitidos por los gobiernos para financiarse, los inversores compran estos bonos a una tasa de interés establecida y con fecha de caducidad también establecida, una vez caducado, el gobierno devuelve el monto prestado. El beneficio es mutuo, los gobiernos reciben fondos para ser empleados en diferentes proyectos, y los inversores obtendrán un retorno fijo en intervalos regulares. Por ejemplo, se ha invertido US$ 10000 en un bono al 5% a 10 años, el gobierno se queda con esa cantidad para usarlo en lo necesario, cada año el inversor recibirá US$ 500 (=5%), y al finalizar el período se le devuelve la inversión original.

Estos bonos una vez emitidos, pueden ser comprados y vendidos entre particulares, pero conforme pasa el tiempo, la tasa de interés puede haber sufrido cambios. En este sentido, el precio de los bonos es inversamente proporcional a la tasa de interés. ¿Por qué? Volvamos al ejemplo anterior, digamos que ahora los tipos de interés de este tipo de bonos a 10 años, aumenta a un 6%, ahora el rendimiento anual será mayor, ¿quién va a comprar ese bono al mismo precio (US$ 10000) por un rendimiento inferior al entregado por el mercado? El inversor aceptará comprar el bono solo si aumenta el tipo de interés, y dado que estos intereses se fijan al momento de asumirse el contrato -siendo fijos-, la única forma de vender el bono es reduciendo su valor nominal. Lo mismo ocurre a la inversa, si ahora la tasa de interés se reduce al 4%, entones el rendimiento de mercado es inferior al rendimiento del bono mismo, por lo cual se venderá a un precio superior.

Como la tasa de interés se fija en relación a la oferta y demanda del crédito en una economía -y al ser el bono otro tipo de crédito con el cual nuestros gobiernos se financian-, que el interés de los bonos se reduzca a un nivel determinado, significa que los inversores (capitalistas) buscan negociar con activos relativamente más seguros que el resto de la oferta en el mercado (ya que es más difícil que quiebre un gobierno a que lo haga una empresa), y desde luego, ese dinero invertido en bonos, es dinero que los empresarios no invierten en el sector productivo.

El problema viene dado cuando consideramos los datos que revisamos anteriormente. La actividad manufacturera no crece, sino que está en declive, los Bancos Centrales quieren reactivar la economía a través de la política monetaria inundando de dinero a los bancos (e incluso empresas), en la Eurozona el interés del Banco central es del 0%. ¿Qué hacen estos bancos con tal cantidad de dinero? Lo invierten en activos financieros, como estos bonos de interés fijo. A tal nivel llega esta situación, que incluso con bonos con interés negativo han llegado a aparecer.

¿Cómo es posible que los inversores compren millones de bonos con un interés que no les va a significar una ganancia nominal neta? Las razones son múltiples, dentro de las más importantes podemos indicar: i) los inversores buscan con tanto ahínco un refugio seguro donde resguardarse, que optan por estos bonos a pesar de su rendimiento, ii) los inversores juegan esperando que en un futuro se dé una deflación generalizada en la economía, con lo cual a pesar de la pérdida nominal, en términos reales la ganancia por interés sea superior. Ambas motivaciones encierran en el fondo, una sensación generalizada de incertidumbre económica de cara al futuro más próximo. Que los inversores compren bonos con tasas de interés negativas no es más que un reflejo de la debilidad económica generalizada.

Por otro lado, los mercados bursátiles de Estados Unidos se encuentran en alza histórica. ¿Es acaso un respiro positivo frente a todo lo que previamente hemos desarrollado? Tampoco. Esto pues las acciones no son otra cosa que título de propiedad -pro rata- sobre el plusvalor que se ha realizado por intermedio del capital. Así, las empresas emiten acciones para financiarse y luego estas pasan a ser cotizadas diariamente en el mercado, es por esto que solamente lo recaudado tras la emisión inicial pasa a integrar parte del capital de la empresa. Desde entonces, las ganancias, proyecciones, expectativas, y todo tipo de noticias y eventos terminan influyendo en el precio bursátil. Lo anterior explica que durante períodos de optimismo las acciones pueden aumentar a un precio superior a su valor real, esto es, la relación entre el precio que deben pagar los inversores que deseen pagar por estas acciones cotizadas termina siendo superior al valor contable de la misma empresa. Este incremento del precio en la cotización no genera un valor real en la economía, ejemplificado: digamos que una minera productora de diamantes inicialmente es cotizada por US$ 100.000 millones, emitiendo un 50% de su capital para financiarse en diferentes proyectos, los inversores que demanden sus acciones gastarán US$ 50.000 millones, y tendrán derecho a participar en un 50% de los beneficios empresariales. Ahora digamos que por diferentes motivos se duplica el valor del diamante pero la empresa no ha incrementado su producción. Los inversores mirarán con optimismo esta situación y la demanda de acciones aumenta provocando que se duplique el valor bursátil, ¿significa entonces que existe valor agregado? No, lo que sucede realmente, es que ahora los compradores gastarán el doble y los vendedores ganarán el doble, pero la ganancia de unos, es la pérdida de otros.

Es importante recalcar el ejemplo anterior, y es que realmente no existe un incremento de valor en la economía, la empresa sigue produciendo la misma cantidad de diamantes y a raíz del incremento del precio de los diamantes las acciones duplicaron su valor, los inversores que se abocan a comprar y vender acciones solo han entrado en una vorágine de inversiones en capitales ficticios que terminan inflándose en burbujas muy susceptibles a explotar.

Como podemos observar a continuación, las ganancias por acción (eje de la izquierda) han caído durante 2019 mientras que el comportamiento bursátil se ha incrementado.

Picture27

Fuente: https://image.cnbcfm.com/api/v1/image/106333936-157893533199020200113_eps_vs_sp_500_barsv2.png?v=1578935345&w=740&h=416

Del mismo modo, el ratio precio – beneficio (PIR por sus siglas en inglés) -que indica cuántas veces se está pagando el beneficio neto anual de una empresa determinada al comprar una acción de esta- ha ido aumentando desde octubre del 2011, entre más elevada es la relación, mayor probabilidad de burbujas hay, convencionalmente se cree que un valor sobre 17 implica un grado de especulación y sobre 25 un riesgo cada vez más patentes de precios inflados.

S&P 500 PE Ratio – 90 Year Historical Chart

Picture28

Fuente: https://www.macrotrends.net/2577/sp-500-pe-ratio-price-to-earnings-chart

Como podemos observar, a pesar de que no estemos cerca de los niveles de 2009, estos se encuentran relativamente elevados con relación a otros momentos, a lo que debemos incluir el potencial resultado que pudiera significar una posible rebaja de las tasas de interés por parte de la FED.

Estos datos demuestran que los precios en el mercado bursátil no han crecido a raíz de un crecimiento boyante de la economía, más bien de evidente especulación a raíz de una enorme liquidez.

En China la situación no la mejor. Debemos recordar que durante la crisis el gobierno emprendió un ambicioso plan que implicó un estímulo de US$ 586.000 millones de dólares dirigidos principalmente a la infraestructura, y en menor medida a la inversión fija. Este estímulo de la demanda contrarrestó parcialmente los efectos negativos ocasionados por las caídas de las exportaciones, sin embargo hacia el año 2012 la economía sufría riesgos asociados a la sobrecapacidad y el endeudamiento interno, en este sentido la tasa de ganancia en China también ha visto una marcada reducción durante los últimos años como podemos observar a continuación.

Picture29

Fuente: Hao Qi The historical peak of the rate of surplus value and the “new normal” of the chinese economy: a political economy análisis.

Los gobiernos locales seguían endeudándose en proyectos de baja rentabilidad incluso construyendo ciudades no habitadas.

Esto llevó a que se controlara el proceso de endeudamiento y se logró reducir el ritmo del crecimiento de los activos bancarios (a partir de regulaciones financieras y controles presupuestarios), no obstante la deuda del sector no financiero continúa creciendo a un ritmo superior al crecimiento del PIB.

En síntesis, el crecimiento del capital dinerario y la acumulación de liquidez en manos de empresas y bancos ha aumentado el mercado del crédito y la deuda sin traducirse en un significativo aumento de la producción y acumulación capitalista. Estamos entonces, en un proceso claro de plétora del capital explicado por Marx. Y es que conforme la plusvalía se genera en condiciones de dificultad en la acumulación de capital, en condiciones de abundancia de dinero que no obtiene una salida segura dentro de la economía productiva y que por tanto, se invierte en créditos, bonos, tierras y acciones, los cuales tienden a incrementar su valor en el mercado en la medida que las tasas de interés caen desmesuradamente. Por este motivo, la masiva liquidez emprendida por los Bancos Centrales de las economías desarrolladas no tiene efecto en el fortalecimiento del crecimiento económico, pues este exceso de dinero termina fluyendo hacia la actividad financiera a partir de una debilidad en el sector productivo.

Es natural ante esta situación que las probabilidades de una recesión sean cada día más patentes. Sin embargo, según economistas más convencionales puede que lo peor haya pasado, el acuerdo comercial entre China y Estados Unidos parece inminente y en tal situación, es probable que la producción industrial deje de contraerse, si las previsiones positivas se cumplen, mantendríamos la tendencia iniciada la década recién pasada, y seguiríamos inmersos en la recuperación más larga y débil del capitalismo. Lo anterior se entiende mientras recalcamos que las ganancias empresariales son minúsculas, el crecimiento económico en el mejor de los casos es mínimo, la inversión empresarial es muy débil pero a la vez el desempleo sigue en niveles mínimos. De todos modos, incluso con las mejores perspectivas, la economía internacional no es robusta y cualquier coyuntura puede significar un quiebre en el crecimiento desatando una espiral destructiva de capitales, en este sentido la situación de Irán o China, pueden tener un impacto mucho mayor que el habitualmente recordado.

 

 



Categorías:actualidad, Economia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: