17 Mitos sobre Cuba que hay que desechar

Alrededor de la red se suelen leer diferentes pero repetitivos tópicos que abundan y que nacen de una fabricación mediática de la cual los medios de comunicación tienen una importante cuota de participación y responsabilidad. Me encargaré de desmenuzarlo uno en uno.

<<Fidel Castro fue dictador en Cuba durante 50 años>>

Si bien es cierto la historia de la Cuba socialista comienza con la revolución iniciada entre otras personas, por el en ese entonces joven abogado Fidel Castro, su liderazgo fue fundamental para comprender el devenir tras la victoria de la revolución, la figura del comandante sería clave en la historia de Cuba como la historia de cualquier gran líder histórico en las naciones americanas.

Su importancia y el valor que su pueblo le da representa el mismo valor que se le ha dado a importantes líderes históricos en América Latina como Simón Bolívar o José Martí para el caso de Cuba.

Sin embargo si separamos las aguas hay que diferenciar entre lo que significa ser un líder popular con el favor del pueblo, y lo que significa tener el poder político. Fidel Castro desde que se ganó la revolución fue el gran líder de su país, tuvo el apoyo de su gente y desde entonces sirvió al pueblo cubano, pero no tuvo el poder hasta tiempo después.

Si nos ceñimos a la historia constitucional de la Cuba revolucionaria, tenemos dos momentos claros. El primero va desde 1959 hasta 1976, y el segundo desde 1976 hasta la actualidad. Durante la primera fase Cuba tuvo dos presidentes, el primero fue Manuel Urrutia, quien gobernó desde enero a julio de 1959, y el segundo fue Osvaldo Dorticós Torrado cuyo gobierno se extendió hasta diciembre de 1976. Durante esos 17 años Fidel Castro desempeñó el cargo de primer ministro de la república, un cargo que tal y como la Constitución de 1940 describe depende y es designado por el presidente de la república, por lo tanto desde 1959 hasta 1976 la cabeza del gobierno de la isla no era Fidel Castro.

Desde 1976 y bajo una nueva Constitución Fidel Castro se instala en el poder como presidente, cargo que ocupó hasta el 2006, momento en que dejó el poder por problemas médicos, asumiendo de facto Raúl Castro para ocupar luego el cargo de jure dos años después. Fidel Castro entonces ocupó el poder durante 30 años (o 32 si nos ponemos quisquillosos), ¿son estas tres décadas como gobernante las que demuestran que una dictadura es una dictadura?

En realidad NO. Hay dictaduras en las que tenemos un constante cambio en la cabecilla, por ejemplo la dictadura argentina de los años 70 e inicios de los 80 tuvo a más de un dictador al mando, y su duración fue de tan solo 6 años. En cambio mirando el otro lado tenemos que hay democracias en las que se elige a un presidente que se prolonga en el poder durante muchos años, por ejemplo Tage Erlander ocupó en Suecia el cargo de primer ministro entre 1946 y 1969, lo que da un gobierno de 23 años; Manuel Fraga fue presidente de la comunidad autónoma de Galicia desde 1990 hasta 2005, 15 años duró su gobierno; el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt gobernó entre 1933 y 1945, un total de 12 años de gobierno de los cuales el último mandato terminó por su muerte sin la cual debería haber gobernado hasta 1948 por lo que su presidencia también habría sido de 15 años.

De lo anterior puedo decir que cualquiera de los presidentes gobernó más que Videla o Galtieri en Argentina, Erlander por su cuenta gobernó más que Pinochet. Pero por supuesto unos eran presidentes y los otros dictadores, por lo que la prolongación de un gobierno no delata si éste es un gobierno democrático o una dictadura. Pero sobre eso ahondaré posteriormente…

Lo que quiero dejar en claro es que Fidel Castro no fue un dictador que gobernó Cuba durante 50 años, ya que no gobernó la isla durante 50 años, sino que durante 30. ¿Era un gobierno democrático o dictatorial? Lo dejo para otro punto, pero sí que puedo decir que la prolongación de su gobierno no implica que éste sea dictatorial.

<<Fidel Castro se hizo millonario luego de la revolución>>

Tópico repetido son las acusaciones sobre la supuesta fortuna del líder histórico de la revolución tras ganada la misma. Sobran noticias sobre las grandes mansiones que tiene Fidel Castro o sobre las estimaciones de su fortuna. Han pasado años pero todavía las afirmaciones de la revista Forbes resuenan en los medios como fuente objetiva y verídica sobre la riqueza y opulencia con la que viviría el otrora líder de la isla.

Sin embargo lo anterior, quienes conocen a Fidel Castro ha dejado claro que a pesar de vivir cómodamente, no ostenta grandes lujos.

Mauricio Vicent, excorresponsal de El País en Cuba describe que “La casa de Castro es cómoda y funcional, pero no lujosa. Tiene dos plantas, cuatro cuartos, un salón luminoso y posee un agradable soportal que da a un amplio jardín donde hay una pequeña piscina, un estanque y un primitivo parque infantil”.

El fallecido periodista y documentalista Saul Landau afirma “hice una corta visita al baño y en el camino vi el comedor, amueblado con gusto, pero sin señales de pompa o lujo. La casa se veía y sentía como un lugar cómodo para vivir y fácil de mantener”.

Como sea, está lejos de representar el arquetipo de un multimillonario magnate que se enriqueció luego de décadas de robarle a un pueblo completo. Está lejos de representar el lujo pomposo de las élites latinoamericanas o estadounidenses, y por cierto que también está lejos de los lujos con los que vivía Fulgencio Batista en su finca o mansión.

Aunque parezca curioso, lejos de enriquecerse, Fidel Castro “se empobreció” (en términos materiales) con la revolución pues hasta antes de la misma él provenía de una familia rica dentro de la compleja sociedad cubana de mediados del siglo XX, como él mismo afirmó “mi padre era dueño de todo el pueblo (Birán), con excepción de la oficina de correos y la escuela pública. Tuve la oportunidad de ver ese pequeño mundo desde esa posición ventajosa, la del dueño, así como desde el punto de vista de los que no poseían nada. Los trabajadores azucareros, por ejemplo, no tenían derechos. Solo los ricos sabían leer y escribir”.

Tampoco debemos olvidar que tras las afirmaciones de la revista Forbes en las que señalaban que calculaban una fortuna de cientos de millones de dólares para el exmandatario cubano, éste los retó demostrar que él tenía así sea un dólar en una cuenta bancaria extranjera, si lo demostraban él dimitiría. Hasta el día de hoy esperamos que lo demuestren…

<<Raúl Castro heredó el poder de su hermano>>

Éste es otro de los mitos habitualmente repetidos en los medios de comunicación. La historia versa así: Fidel Castro llegó al poder luego de ganada la revolución en 1959, una revolución que prometía mucho pero que significó solo el reemplazo de un dictador por otro (en alusión a Fulgencio Batista), cuando el dictador Fidel Castro tuvo que dejar el poder porque su salud andaba mal, Raúl Castro –su hermano- asume el liderazgo del gobierno de facto y una vez que Fidel Castro deja definitivamente el poder, lo asume con todas las letras.

Los medios de comunicación prácticamente borraron de esta historia cualquier trabajo político y social realizado por Raúl Castro desde 1959 hasta 2006, por lo que a juicios de un observador desconocedor de esta realidad la respuesta inmediata que le da su cerebro es “Raúl Castro ha heredado el poder como un hermano o hijo hereda la corona de la realeza”.

Lo que obvian es que Raúl Castro desde el inicio de la revolución cubana se ganó el derecho de ocupar uno de los espacios como líder histórico de la revolución, espacio que ocupó junto a su hermano Fidel, y junto al Che y Camilo Cienfuegos. Desde ganada la revolución y puesta ésta en el plano institucional Raúl asumió cargos importantes como ministro del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y, desde 1976 se desempeñó como diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular siendo designado Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Éste era el cargo que ocupó hasta 2006, año que Fidel Castro deja el poder en la isla, ¿y cuál es la importancia de este cargo? Pues que es lo que se conoce en otros países como “vicepresidente”, y en muchos países (no en todos por supuesto) cuando un presidente por fuerza debe dejar de ejercer el poder quien asume el cargo de facto hasta finalizar el mandato es el vicepresidente. Así, la Constitución política cubana estima en su artículo 9 que “En caso de ausencia, enfermedad o muerte del Presidente del Consejo de Estado lo sustituye en sus función es el Primer Vicepresidente”, el cargo que ocupaba Raúl Castro en 2006.

Por lo tanto no se trata de que arbitrariamente se haya designado a Raúl como presidente casi como una autocracia o que éste lo haya heredado como una monarquía, no, las reglas estaban establecidas 30 años antes. Y por supuesto si Raúl Castro era el vicepresidente de Fidel no es ninguna casualidad, lo era porque el vicepresidente por lógica tiene que ser la mano derecha del presidente, más aún si éste es quien se haría cargo del gobierno en caso de que el presidente deje el poder antes de terminar su mandato. Entonces lo lógico es que en ese cargo esté una persona de confianza y con ideales políticos, económicos y sociales muy similares a los del presidente.

<<Cuba es una dictadura>>

Para abordar este punto se me hace necesario incidir en la definición literal del concepto dictadura por una parte, así como también su origen histórico.

Según la Real Academia de la lengua Española, dos definiciones de las que entrega se refieren a una forma de gobierno en la que hay un “Gobierno que, bajo condiciones excepcionales, prescinde de una parte, mayor o menor, del ordenamiento jurídico para ejercer la autoridad en un país” para por otra parte señalar que se trata de un “régimen político que, por la fuerza o violencia, concentra todo el poder en una persona o a veces en un grupo u organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales”; según estas dos definiciones puedo destacar que a juicios actuales una dictadura es un gobierno que prescinde de un ordenamiento legal y jurídico en tanto que concentra todo el poder político en una persona, grupo u organización restringiendo así las libertades y derechos humanos.

El concepto proviene de la Antigua Roma y señala una institución en que, frente a casos excepcionales de riesgo y crisis se otorgan poderes supremos a una autoridad durante 6 meses. Estos poderes y atribuciones le permitían pasar por sobre otras instituciones y procedimientos corrientes sin tener un contrapeso legal, por lo que en pocas palabras estaríamos hablando de la constitución de un gobierno extraordinario que concentraba los poderes antes divididos todo en pro de la seguridad de Roma.

A partir de lo señalado anteriormente queda claro que el concepto con el tiempo se desfiguró pasando de ser parte íntegra de un gobierno, a ser una deformación antidemocrática. Lo que queda claro es que para existir una dictadura se debe carecer es de a) Una constitución, b) separación de poderes, c) elecciones libres.

Por ejemplo Pinochet lideraba una dictadura sin separación de poderes, el poder lo concentraba él, tampoco llegó al gobierno a partir de elecciones ni mucho menos se dieron elecciones generales en su gobierno, y si bien es cierto en 1980 se votó y aprobó una constitución, no es menos cierto que en realidad recién desde 1989 en adelante se pudo poner en marcha un régimen democrático con un sistema republicano establecido. Por lo tanto a pesar de haberse aprobado la Constitución, recién luego de que Pinochet dejara el poder se pudo poner en marcha su valor como Constitución, esto, a pesar de que el plebiscito hasta el día de hoy genere severas dudas en su desarrollo. En el caso argentino sucedió algo parecido, las elecciones fueron clausuradas y el poder se concentró en una junta militar, además, la Constitución que daba cohesión política al país desde 1853, se vio sometida a 4 actas dictadas por la junta militar que directamente socavaron cualquier aire democrático dándole poderes legislativos, ejecutivos y judiciales a la misma.

Diferente a los casos mencionados, en Cuba como se dijo en los puntos anteriores, su historia política desde la victoria revolucionaria se puede dividir en dos frases. La primera va desde la victoria revolucionaria en 1959 y termina en 1976. La segunda va desde 1976 hasta el presente. La principal diferencia entre la primera y la segunda fase está en que a partir de 1976 se constitucionaliza un nuevo Estado en Cuba, a partir de una nueva Constitución promulgada aquel año. Esta Constitución se crea luego de dos años de discusión entre las bases sociales en Cuba, se sabe que 6.216.981 personas (es decir más del 65% de la población) participaron en tales discusiones de las cuales se introdujeron 12.883 modificaciones, 2.343 adiciones y 84 solicitudes de aclaración al proyecto emanado inicialmente por la comisión de trabajo. Luego en febrero de 1976 se llevó a cabo el referéndum que daría aprobación al proyecto mismo en el cual hubo una participación del 98% del electorado siendo aprobada la carta Magna con un 97.7% de los votos. La Constitución aprobada tendría un carácter netamente comunista, ateo y le daría al Partido comunista el poder de ser el guía de la nación desde entonces.

Desde entonces la historia constitucional de la isla ha tenido una serie de cambios. Contrario a la idea presentada por los medios de comunicación, el Partido Comunista en la isla no ejecuta por su cuenta las grandes reformas, sino que siempre estas se han dado luego de meses de debate popular como los congresos del Partido comunista en los que se llama al debate y participación en las diferentes organizaciones de base.

Hasta el momento se han dado 6 congresos. El primero se dio en 1975 en el cual se aprobaron los principales lineamientos sobre el devenir económico y social de la isla, los principales temas tocados eran la educación; la cultura y el deporte; la salud; las investigaciones científicas; la atención a la infancia; la seguridad social; así como la política laboral y el sistema judicial. El segundo Congreso se dio en 1980 y, al igual que el anterior, se analizaron y planificaron las principales disposiciones económicas y sociales de la isla, al igual que el proceso anterior éste implicó una gran participación tanto nacional como internacional pues se encontraban representantes de más de 140 organizaciones revolucionarias de todo el mundo. El tercer congreso se da en 1986 y en él se analizan los logros de los planes y objetivos cumplidos en el quinquenio 1981-1985 a la vez que se plantean nuevos objetivos, se revisan metas no cumplidas con el interés de poder completarlas y se analizan las proyecciones del próximo quinquenio así como la estrategia de desarrollo hasta fin de siglo. El cuarto congreso del partido comunista se dio en 1991 en un momento difícil de la economía del país por la caída del bloque socialista y la intensificación del bloqueo estadounidense, estamos en el llamado “período especial”, en él se adoptaron importantes resoluciones en lo relacionado con el Programa del Partido Comunista de Cuba; sobre el perfeccionamiento de la organización y funcionamiento de los órganos del Poder Popular y sobre el desarrollo económico del país. El Congreso concluyó sus trabajos confiriéndole al Comité Central del Partido Comunista de Cuba, “en correspondencia con las situaciones que pueda enfrentar el país, adopte, las decisiones políticas y económicas que correspondan, en unos casos, y promueva en otro las legislaciones y acciones estatales que sean necesarias, a fin de salvar la patria, la Revolución y el socialismo.” .El quinto congreso del partido comunista dado en 1997 aprobó una serie de lineamientos luego de meses de debate en el que participaron 6.5 millones de personas mayores de 14 años, en él se aprueba un documento titulado “El partido de la unidad, la democracia y los derechos humanos que defendemos”, en el cual hay cuatro resoluciones: a) la revolución es una sola, b) el partido de la unidad, c) la democracia que defendemos, d) resolución económica. Finalmente el año 2011 se da pie al Sexto Congreso del Partido comunista el cual se vio antecedido de 3 meses (entre 1 de diciembre del año 2010 hasta el 28 de febrero del año 2011) de discusión en las bases sociales en las cuales participaron 8.913.834 de personas, es decir cerca del 77.5% de la población total a través de 163.000 asambleas; la participación del pueblo cubano no fue en vano, del documento original presentado por el partido comunista con fin de proyectar los principales lineamientos y reformas a realizar con 291 puntos, se modificaron 181 y se añadieron 36  nuevos puntos, a partir de este congreso se han delineado los nuevos caminos que Cuba debe recorrer en el mediano plazo y se han iniciado reformas económicas y sociales para adaptar a la isla a las nuevas exigencias del momento.

Lo que queda claro entonces, con esta aproximación histórica y sintetizada de mi parte, es que en Cuba las grandes reformas económicas, políticas y sociales que se han dado durante los casi 40 años que tenemos desde la creación de la Constitución se han dado de la mano de su pueblo, incluyéndolas en el debate inicial pudiendo aportar, modificar o refutar los planteamientos iniciales. En cambio para el caso de “democracias” como la chilena o la española las grandes reformas neoliberales instaladas para “modernizar la economía” o para hacerla “más competitiva” jamás se han puesto en el debate social y político de sus principales implicados, más bien se han impuesto a dedo por parte de su gobierno sin importar las promesas electorales (el caso de Rajoy es ejemplar).

Así como queda claro que en Cuba sí hay una Constitución, vale la pena recordar que esta misma define claramente cuáles son los poderes del Estado y cuáles son sus límites. Así como también es bueno recordar que a diferencia de muchos países, esta Constitución tiene la aprobación de la mayoría, no solo por el referéndum del año 1976, pues además 26 años después el año 2002 el pueblo cubano fue llamado a un proceso plebiscitario para aprobar o rechazar el carácter comunista de su Constitución en el cual más del 90% de sus votantes la aprobó. Además no es una Constitución inmóvil pues también ha sufrido importantes modificaciones, por ejemplo en 1992 en consecuencia con el IV congreso del Partido Comunista se adoptaron una serie de reformas entre las que destacan nuevas formas de elección de los delegados a las Asambleas Provinciales y de los diputados a la Asamblea Nacional, elegidos por sufragio libre, secreto y directo e igualmente sujetos al derecho de revocación por sus electores, así como otras cuestiones de interés para la vida institucional del país.

El sistema electoral en Cuba ciertamente es sui generis y vale la pena explicarlo.

  • Es un sistema de partido único, el Partido comunista tiene importancia fundamental en la isla, sin embargo vale la pena aclarar que el mismo no interviene ni propone candidatos, esto es lo que los medios de comunicación no mencionan en sus tertulias. El partido comunista se asemeja más bien a un ministerio independiente o un poder del Estado independiente encargado de guiar al país en directa relación con las disposiciones que establece la Constitución cubana.
  • No existen campañas electorales, cada candidato se hace conocido ante su pueblo a partir de papeletas que describen la biografía y fotografía repartidas por la Comisión electoral, por lo tanto no se da esa parafernálica y carnavalesca propaganda que caracteriza las elecciones democráticas en el resto del mundo. Si el candidato desea presentar sus ideas, lo debe hacer en público, de tú a tú y no a partir de shows escénicos y mediáticamente impecables prefabricados en un estudio.
  • La elección a los candidatos al poder público cubano parte con la elección de los delegados municipales. Los candidatos se presentan en cada distrito mediante postulación directa ya sea por iniciativa propia como de otra persona en asambleas públicas. Luego son las personas de su distrito, es decir sus vecinos, quienes deciden si votarlo o no
  • Posteriormente se tiene que votar por los candidatos a la Asamblea Nacional de Poder popular, o para que lo entendamos, “el Parlamento”, que en el caso cubano es unicameral. Los candidatos son propuestos en un 50% por los mismos delegados municipales que sus vecinos eligieron, mientras que el otro 50% es postulado por las organizaciones de base como los sindicatos, federaciones de campesinos, mujeres, estudiantes, etc… por ejemplo. Previo a las elecciones se hace una lista con centenares de precandidatos propuestos o electos quienes son analizados pormenorizadamente por estas organizaciones antes de pasar a la siguiente fase como candidatos.
  • Las comisiones y colegios electorales encargados en cada circunscripción se encuentran compuestos por ciudadanos residentes en el área, quienes asumen esa tarea de modo voluntario y no remunerado.
  • Los candidatos propuestos se presentan en una lista única que representará la circunscripción, el votante puede elegir tanto por uno de los candidatos como por todos. Para las elecciones generales de la Asamblea Nacional de poder Popular es electo el candidato propuesto con más del 50% de los votos, ya sea uno o todos.
  • Si quedan plazas vacías se puede o dejar la plaza vacante, o la Asamblea municipal puede elegir al designado, o convocar nuevas elecciones. Será decisión del Consejo de Estado cuál de esas tres opciones será la usada.
  • Estas elecciones nunca han caído del 95% de la participación en relación al universo electoral.
  • Los electos como representantes municipales, provinciales y nacionales están obligados por ley a rendir cuenta dos veces al año.
  • Cualquier delegado municipal como diputado puede ser revocado de su mandato en cualquier momento según lo dispuesto por la ley.
  • No existe un salario o dieta especial para los diputados en Cuba, por lo que los diputados deben seguir trabajando en sus respectivos puestos de trabajo. En caso de que un diputado tenga que asumir una tarea que le requiera tiempo completo, puede requerir dejar su trabajo anterior y asumir un salario como diputado de la misma cuantía que recibía anteriormente.

Vale la pena detenerme un poco en el último punto acotado anteriormente. El hecho de que el trabajo como diputado no sea remunerado implica que no existe una fuente económica ni un modo de vida especialmente diferente que lleve a los ciudadanos cubanos a interesarse por ser diputados solo para ganar dinero y enriquecerse. Lo que hace del trabajo como diputado solo apto para los más sacrificados y motivados con la buena política. En muchos países “democráticos” en cambio los diputados terminan configurándose en un estamento diferente con salarios que multiplican el salario medio y mínimo, como sucede en Chile donde el salario promedio de un parlamentario es de 8.454.379 pesos chilenos mientras que el salario mínimo es de 210.000 pesos, lo que significa que el salario de los diputados y senadores es unas 40 veces superior que el salario mínimo, ¿qué trabajo político puede haber cuando existe una motivación monetaria?

El sistema político cubano es un sistema de partido único, ciertamente, y ante esa objetiva realidad los medios responden tildándolo de dictadura repitiendo clichés y falacias heredadas e importadas de los discursos predominantes de la guerra fría. En este momento no me daré el gusto de hablar sobre la realidad del concepto de la democracia en la actualidad, ya me referí en parte a la situación de la democracia liberal, y en otro tema hablaré sobre la comparación entre los sistemas de mercado capitalista con los sistemas socialistas de planificación centralizada pero lo que diré ahora es que dividir a los países a grosso modo entre democracias y dictaduras solo por la existencia de un régimen multipartidista o monopartidista como puede suceder en Estados Unidos o Cuba es una simplificación que reduce demasiado el campo de análisis y da cuenta de resultados errados en la comprensión de la realidad, más cuando si lo miramos fríamente, Cuba da más garantías y derechos civiles a sus ciudadanos que otros países como Estados Unidos. La realidad del partido único en Cuba no es tampoco una imposición comunista o marxista, es una realidad que viene desde los años de José Martí y su Partido revolucionario Cubano (PRC). Fue Estados Unidos quien impuso el régimen multipartidista en la isla con claros objetivos neocolonialistas que son de sobra conocidos.

Sin embargo lo que dije fue claro, Cuba no cumple los requisitos para ser considerado una dictadura, mucho menos cuando se considera democracia a países como España (con una monarquía), Colombia (con tal número de desaparecidos, o excluidos) o Estados Unidos (con sus evidentes carencias democráticas).

<<No se permite la disidencia en Cuba>>

Otro tópico archirepetido para el caso de la isla es la prohibición de cualquier tipo de disidencia política. El mito conocido dice que “en Cuba no se permite la disidencia, solo los comunistas pueden existir y gobernar, el resto de militantes políticos están excluidos”, para validar este mito se fundan en una verdad que es la existencia de un régimen unipartidista para luego afirmar una mentira que es la prohibición absoluta de cualquier otra tendencia política.

Pues bien de ser verdad esto no se entiende entonces por qué Yoani Sánchez desde hace 8 años lleva denunciando la situación cubana en su blog Generación Y sin haber sido procesada jamás. Hoy, 8 años después ella sigue publicando frecuentemente sus pensamientos, y no solo eso, su persona se ha hecho muy conocida en el mundo siendo patrocinada por una serie de medios internacionales recibiendo premios y reconocimientos que la han convertido en una persona con un estándar de vida elevado incluso a niveles de los países más ricos del mundo. De hecho actualmente Yoani Sánchez es corresponsal en Cuba para el diario español El País, ¿cómo es posible que una disidente no solo publique sus disgustos en un blog sino que además trabaje para un medio de comunicación internacional como el diario El País?

El caso de Yoani Sánchez no es el único, hay una serie de disidentes que frecuentemente saltan a la palestra en los medios de comunicación por sus actos de “protesta”. Las damas de blanco cada domingo después de misa se manifiestan en las calles de las ciudades cubanas (principalmente La Habana) para protestar. En un inicio lo hacían por la libertad de sus esposos, hermanos o hijos detenidos y procesados en 2003 en la llamada “Primavera negra”, ya todos liberados desde el 2011 y aún se siguen manifestando. Luego hablaré sobre el porqué de su manifestación, sin embargo el hecho de que las damas de blanco sigan manifestándose domingo a domingo y no hayan sido apresadas o, “desaparecidas” da para cuestionar el cliché de “en Cuba no se permite la disidencia”.

Así mismo hay una serie de disidentes que viven de su actividad política. Conocido es el caso de Oswaldo Payá, muerto en un accidente de tráfico en 2012 (accidente en el que el conductor era un español del Partido Popular cuyos puntos en su carnet de conducir estaban reducidos a lo mínimo posible), pues bien, Payá durante años denunció el maltrato a los derechos humanos, viajando entre Cuba y el mundo para hacer sus denuncias afirmando incluso la existencia de “desaparecidos” (algo jamás probado), tampoco nunca fue procesado.

Conocido también es la política abierta de la disidencia frente a los procesos electorales, además de la repetida afirmación “elecciones falseadas”, su apuesta en común es llamar a la abstención, aunque se sabe que su política no resulta pues el nivel de participación es mayoritario, también se han conocido casos de disidentes que se postulan a las elecciones para representantes municipales.

En una nota de Fernando Ravsberg para la BBC el 13 de junio de 2010 afirma:

“Silvio Benítez, presidente del Partido Liberal, se presentó en la circunscripción 47 de Punta Brava, en las afueras de La Habana. BBC Mundo estuvo presente durante la reunión que convocó a unos 120 vecinos, que debieron decidir entre un candidato disidente y una del Partido Comunista

(…)

Las únicas fuerzas represivas que vimos fue un policía parado a unos metros de la reunión deteniendo los automóviles que intentaban atravesar la calle. Los disidentes nos aseguraron que cerca de allí había más policías pero no los vimos.

(…)

Cuando llegó la hora de postular candidatos, dos personas propusieron que continuara la actual delegada, una médico, miembro del Partido Comunista y jefa de salud pública regional. El otro que levantó la mano fue Silvio para auto proponerse, algo totalmente legal.

Entre las opiniones reinantes, un anciano cuestionó la postulación del disidente porque, según él, no tiene las cualidades descritas en Granma. Sin embargo, obviando el veto propuesto, el presidente de la asamblea llevó el nombre de Silvio a votación.

Finalmente el resultado, según nuestras cuentas, fue de 50 votos por la candidata del Partido Comunista, 14 a favor de Silvio y unas 50 abstenciones. Esta última es una cifra extremadamente grande para la realidad política de Cuba.

Siguiendo con el medio británico, para el 20 de abril de 2015 nos informa que:

“Tanto Hildebrando Chaviano, de 65 años, como Yuniel López, de 26, admitieron que habían perdido por un margen amplio.

Los dos se encontraban entre 27.379 candidatos en las elecciones por 12.589 puestos. Ambos se presentaban a puestos en La Habana, la capital.

Una victoria hubiera sido algo único, ya que en el sistema de partido único de Cuba, sólo es legal el oficial Partido Comunista, al que no pertenece ninguno de los dos.

Tanto el periodista y abogado Hildebrano Chaviano como el miembro de Cuba Independiente y Democrática, Yuniel Lopez, se quedaron satisfechos con haber logrado estar en las urnas y conseguir los votos que recibieron, informó el corresponsal de BBC Mundo en Cuba, Will Grant”

Entonces, si además de todo tenemos a disidentes que pueden denunciar las características del régimen como Yoani Sánchez, Oswaldo Payá o Laura Pollán, así como disidentes que se postulan libremente a cargos públicos como Yuniel López, ¿de qué clase de prohibición se está hablando?

En 2007 Indamiro Restano, un disidente opositor, también se postuló a las elecciones en la isla sin lograr victoria alguna, en una entrevista dada en mayo del año siguiente él afirma “¿qué hacen… disidentes llamando a Miami, a Radio Mambí y a Pérez Roura? ¿Cuál es el objetivo de eso? ¿Tú tienes vocación política? Postúlate en el barrio. Ahí está el mecanismo, y del barrio pasas al municipio y así consecutivamente.”. Más claro, imposible.

La poca popularidad de estos disidentes dentro de Cuba solo se ve equilibrada con la enorme popularidad que le dan fuera de Cuba los medios de comunicación, ya en otro tema me encargaré de desarrollar todo lo respectivo a la disidencia cubana, su real peso y papel dentro de la actual Cuba. Pero lo que es ahora mi punto ha quedado claro, en Cuba ser disidente no está prohibido.

<<La represión policial en Cuba es violenta y se da ante cualquier tipo de manifestación>>

Por supuesto ligado a lo anterior y a todo el guion prefabricado sobre la dictadura, la represión es punto importante en esa historia. Que la policía cubana sea violenta es verdad en el mundo, que termine las manifestaciones a punta de fusil es algo que cualquier persona que se informa a través de los medios de comunicación se puede creer, pero, ¿qué de cierto tiene todo esto? Pues muy poco.

Comparemos dos ejemplos, RTVE en una nota de fechada el 22 de abril del año 2008 titulada “La policía cubana reprime con violencia una manifestación pacífica de las Damas de Blancoseñala que las mujeres habían salido a protestar en nombre de los 75 presos políticos pero la misma terminó abruptamente a punta de “empujones” por parte de un piquete policial integrado por mujeres las cuales fueron trasladadas en autobús a su casa y no les hicieron ningún interrogatorio. Este incidente fue noticia internacional en los diferentes medios de comunicación tildando este acto como “una dura represión del régimen hacia estas mujeres que luchan por la libertad”. Por otro lado el diario ABC, de conocida tendencia derechista por no decir fascista, informa el 18 de agosto del pasado 2014 que la policía estadounidense en Ferguson disuelve “una nueva protesta con gases lacrimógenos” señalando que la negativa de la policía a divulgar el nombre del agente implicado en una muerte de un muchacho de 18 años (Michael Brown) provocó fuertes protestas que dieron aquella “respuesta policial”.

¿A qué nos encontramos? Pues que en estricto rigor, si leemos con la mente fría podemos ver que la represión policial en el caso estadounidense es muchas veces superior que la dada en Cuba, pero ya el hecho de usar un lenguaje parcial da una idea diferente. Vamos a  ver, mientras en Cuba la represión se da hacia unas personas que se manifestaban por la libertad de unos presos políticos, en Estados Unidos la “dura respuesta policial” se da en un contexto de enfrentamiento quienes además decidieron “no respetar la orden” de toque de queda.

Planteémonos que los papeles fueran diferentes, que los sucesos acaecidos en Estados Unidos se hubieran dado en Cuba mientras que los sucesos cubanos se dieran en Estados Unidos, ¿cómo serían redactadas las noticias? Ya imagino los titulares.

“Policía estadounidense dispersa una protesta no autorizada”

12-02-2008, La policía estadounidense dispersó una manifestación no autorizada. La manifestación convocada por las damas de blanco, una organización que busca la libertad de 75 criminales acusados de conspirar contra el Estado federal, se dio sin la autorización pertinente por lo que la policía debió de actuar conforme al orden público. Aunque no se registraron incidentes ni heridos pues las mujeres fueron llevadas por la policía a sus hogares sin ningún otro procedimiento interrogativo.

“Las fuerzas del régimen cubano reprimen con violencia una manifestación en La Habana”

4-08-2014, La policía de la dictadura ha usado un gran nivel de violencia para terminar con una manifestación dada en respuesta a la negativa del régimen de entregar más datos sobre el crimen que sus fuerzas policiales cometieron al asesinar a un joven de 18 años en un confuso incidente. Las fuerzas del régimen dispararon bombas lacrimógenas a los cientos de manifestantes que buscaban justicia en nombre del muchacho de iniciales M.B. asesinado por un policía cuya identidad aún no es revelada. Disidentes informan de decenas de detenidos por la policía, de los cuales aún se desconoce el paradero de muchos de ellos.

¿Se nota la diferencia? Las herramientas discursivas usadas para hacer pasar un tipo de represión mucho más dura como normal y necesaria son habituales en los medios masivos de comunicación. Pero si comenzamos a informarnos fríamente lo que es claro es que los niveles de represión manifestados en países como Estados Unidos, Chile, España, Reino Unido o Alemania son mucho más elevados que en Cuba. ¿Cuántas veces la policía cubana ha usado bombas lacrimógenas en contra de su pueblo tal y como sucede luego de cada marcha en Chile? ¿Cuántas veces la policía cubana ha disuelto una manifestación a punta de macana como sucede en países como España o Reino Unido? ¿Cuántas veces la policía cubana ha disparado contra los manifestantes como ha sucedido en Estados Unidos, Colombia o Perú?

Por más que lo busquen no se encontrará un vídeo, foto o evidencia tangible de que en Cuba la policía reprime con el mismo nivel de fuerza que en nuestros “países democráticos”, ese mito no se sustenta en bases reales.

 

<<No existe la libertad de medios de comunicación. El internet se encuentra prohibido>>

Otro de los tantos mitos que recorren los medios sobre la isla es la no existencia de una “prensa independiente” pues solo existen medios oficiales de comunicación. El planteamiento dice que en la medida que los medios de comunicación no sean privados y solo sean medios de comunicación públicos “a servicio del régimen” la libertad de medios o de prensa no existirá

Este dilema puesto en Cuba se suma a una clásica visión sobre la sociedad de su país, cuenta el sociólogo cubano Rafael Hernández que “para resultar creíble el autor de un trabajo sobre Cuba debe estar fuera del país o ser disidente”, es decir, los intelectuales cubanos carecen de veracidad si es que no son disidentes, pues lo único que hacen es reproducir el discurso oficial, por el contrario los disidentes representan la voz de la verdad y objetividad que refleja la realidad social y política de la isla. Frente a esta visión casi cualquier periodista cubano que trabaje para algún medio oficial, aun cuando tenga además su propio blog, posee una voz demasiado parcializada y subjetiva, por lo cual en el mejor de los casos su trabajo sería calificado de poco serio (por no decir de mentiroso). Para los observadores internacionales una Yoani Sánchez es mucho más válida que un Iroel Sánchez por ejemplo.

Por supuesto en términos mediáticos se reproduce esta visión. Dicen, como no hay medios independientes –es decir privados- con una visión objetiva –en otras palabras opositora- en Cuba no hay libertad de medios de comunicación. Ante esto organizaciones internacionales como Reporteros Sin Fronteras frecuentemente denuncian esta carencia en la libertad periodística que hay en Cuba publicando que este país sería el más represor a la libertad de prensa en toda América Latina, por debajo de países como Honduras, Colombia o México.

Sin embargo esta afirmación inmediatamente choca con la realidad al ver que en Cuba jamás desde 1959 hasta la fecha se ha asesinado a periodistas. De hecho el último periodista asesinado en Cuba fue Carlos Bastidas, y murió a manos de la fuerza del régimen de Batista el 13 de mayo de 1958. A diferencia de Cuba, en México durante los últimos 15 años han sido asesinados 103 periodistas y otros 25 se encuentran desaparecidos, en Honduras desde el 2003 al menos 51 periodistas fueron asesinados, 56 periodistas han tenido el mismo destino desde el 2000 al 2014 en Colombia y otras decenas en Brasil. ¿Cómo es posible entonces que se hable de mayor libertad de prensa para países como Honduras que para países como Cuba cuando en el primero se asesina a los periodistas y en el segundo no? Tan solo en 2014 128 periodistas fueron asesinados, Israel se ubicó en el primer lugar con 16, le sigue Siria con 13, Pakistán con 12, Irak con 10, Ucrania con 9, México con 8, Afganistán con 6, Honduras y Somalia con 5, Brasil y la República Dominicana con 4, Camboya, Guinea Conakri, Paraguay y Filipinas con 3, Bangladesh, Colombia, India, Libia, Perú, Turquía y en Yemen con 2, y Arabia Saudí, Birmania, Egipto, Líbano, Nigeria, Panamá, República Democrática del Congo, República Dominicana, Rusia, y El Salvador con un periodista asesinado el pasado 2014. Ninguno de estos 128 periodistas estaba ejerciendo su profesión en Cuba.

Así como Cuba asegura a los periodistas ejercer su labor sin riesgo en su vida, también permite que muchas agencias internacionales de prensa estén instaladas en la isla, conocido es el caso del corresponsal para la BBC Fernando Ravsberg, pero además se puede destacar los casos como el diario español El País el cual tiene a Yoani Sánchez como corresponsal, CNN, Ips, DPA, ZDF TV, Report Americas, Ocean Press, Xinhua, EFE, Revista Editur, Revista Excelencias del Caribe, Revista Hi Cuba, Revista española, Ap, AFP, Reuters, Nhk Tv, Yomiuri Shimbun, Asahi Shimbun, La Jornada, Notimex, Radio Nederland, Panorama las Américas, Telesur, Vna, Atcc, entre otras, si el objetivo del gobierno fuera contener la información de la isla a su juicio e idea no permitiría que Cnn o Efe pudieran estar en la isla y poder informar in situ sobre lo que ven. Esa contradicción no es explicada ni siquiera informada por los medios de comunicación pues no cuadra con el mito tan expandido por el mundo.

Eso por una parte, por otra es de una total hipocresía que se asocie “la existencia de los medios privados de comunicación” con la objetividad informativa mientras que los medios estatales son “oficiales” y por tanto al estar y entrar en consonancia con un gobierno perderían su objetividad y más bien trabajarían por vender un ideal político. No, en realidad hay que dejar ese pensamiento, pues todos los medios masivos de comunicación escritos y radiotelevisivos tienen detrás una visión ideológica asociada a una clase social, en estricto rigor no existe la imparcialidad al momento de informar, y los medios masivos de comunicación tienen como objetivo introducir y hacer propaganda de una visión claramente propia a la de una clase social.

Por ejemplo, ¿se puede tener una visión imparcial sobre la diferencia de un régimen multipartidista y uno unipartidista? ¿Se puede tener una visión imparcial sobre un Estado laico, uno ateo y uno confesional? ¿Se puede tener una visión imparcial sobre la izquierda y la derecha? No, las líneas editoriales tienen una posición establecida en cada uno de los temas sociales, económicos y políticos existentes, visión que por su parte surge del –parafraseando al presidente ecuatoriano Rafael Correa- dueño de la imprenta. Por tanto, mientras los medios de comunicación en la isla están en manos del gobierno, y pertenecen a una clase social determinada, con un fin ideológico establecido, en el resto de países capitalistas los medios de comunicación están en manos de los la clase capitalista, cuyos fines ideológicos también están establecidos. Hay que olvidar que estos medios de comunicación capitalistas sean “libres”, ya que están sumamente concentrados y responden a intereses igualmente concentrados, por supuesto que tienen cierta libertad al momento de criticar a los gobiernos de turno, pero para hacer análisis sobre los propios intereses económicos que pesan sobre ellos es un terreno totalmente prohibido.

Ante todo la prensa es un medio ideológico que busca crear consciencia política a partir de una perspectiva dada.

Además del papel de los medios de comunicación, y unido a lo anterior, está la constante y repetitiva acusación relacionada la falta y prohibición del internet en la isla. Lo repiten y lo repiten, “en Cuba el internet está prohibido”, y en el mejor de los casos dicen que el “internet se encuentra prohibido por su alto costo”, el objetivo de esta prohibición también forma parte de un guion preconstruido, “el régimen busca limitar la información sobre el mundo por lo cual el internet es un riesgo para los ciudadanos”. Lo que no mencionan los medios es que el bajo acceso a internet existente en Cuba se da principalmente por la prohibición que Estados Unidos impone a la isla en el uso del cable submarino que rodea el archipiélago, lo cual obliga a los cubanos a conectarse por vía satelital lo que lo hace mucho más costoso y lento. Por eso el acceso a internet en Cuba tiene un costo prohibitivo para buena parte de los ciudadanos.

A pesar de todas las dificultades que impone el régimen estadounidense Cuba ha avanzado bastante durante la última década, según los datos del Banco Mundial el año 2000 el 0.5% de los ciudadanos en la isla tenía acceso a internet, para el año 2013 el 25.7% de los habitantes tendría acceso al mismo, esto demuestra que el avance es sustancial y además ha sido reconocido por organismos internacionales como la Unesco.

Las preguntas que surgen con estos datos son.-

Si Estados Unidos está tan preocupado e interesado en lograr que la sociedad cubana pueda tener acceso a la información, ¿por qué impide que estos accedan a internet en la isla?

Si el gobierno cubano desea impedir que su pueblo tenga acceso al internet por temor a que ellos se informen del mundo, ¿por qué es el gobierno el principal interesado en impulsar el acceso a internet en la isla?

El gobierno cubano ha incentivado en apoyo con capital venezolano la creación de un cable submarino que parta de Venezuela hacia Cuba con lo cual el servicio de internet se hará más asequible y barato. Claramente el objetivo del gobierno y de las autoridades no es mantener a la población alejada de internet, de lo contrario el acceso no se habría incrementado sostenidamente durante los últimos 15 años ni estaría invirtiendo una importante cantidad de dinero en este proyecto bilateral con capitales venezolanos.

<<Cuba es una cárcel y no permite que la gente salga>>

Es cierto que durante décadas en Cuba la salida de la isla estuvo restringida y controlada a la famosa “carta blanca”, la cual era un documento que habilitaba al cubano a salir de su país. El conflicto entonces estaba en que te entregaran ese documento, de esto se colgaban los medios de comunicación para afirmar que los cubanos no tenían la libertad para salir del país a diferencia del “libre mundo capitalista” en el cual no se ponía trabas para que un ciudadano pueda salir de su país.

Sin embargo lo que no mencionaron jamás los medios es que en ninguna parte del mundo “se deja salir a quien quiera”, es cierto que ahora se ha permitido un mayor flujo pero para salir se te exige un documento internacional, el pasaporte, con el cual te identificas en otros países. Es cierto también que con los diferentes bloques del siglo XXI como la Unión Europea o el Mercosur, se está permitiendo a sus ciudadanos viajar a través de sus países sin la necesidad de un pasaporte, pero esa es una realidad actual y siempre se te sigue exigiendo que cumplas con requisitos para salir del país, no cualquiera lo hace, por ejemplo las personas que están siendo procesadas lo tienen prohibido.

Tampoco mencionan los medios por qué Cuba tuvo que asumir con este procedimiento. Los medios dan a entender que era lo común en los países socialistas citando el caso del muro de Berlín como expresión de la “cárcel” en la que viven los ciudadanos dentro de un régimen socialista. Mas la realidad es que esta medida siempre estuvo vinculada a la constante agresión estadounidense que se manifestó –en este tema- en el incentivo de la emigración legal pero sobre todo ilegal de los habitantes de la isla provocando de vez en cuando constantes explosiones sociales. Sobre la legislación única en su especie creada en Estados Unidos con el fin de promover la emigración descontrolada e ilegal ahondaré en el punto siguiente pues tiene más relación, solo recordaré que desde el año 2012 la carta blanca para salir de la isla ha sido eliminada.

Así, desde hace años los cubanos no necesitan hacer el trámite para salir del país y solo requerirán de realizar los procedimientos habituales.

Antes de finalizar con este punto me gustaría aclarar un par de cosas.

  • La carta blanca, si bien es cierto restringía la libertad para salir del país, no prohibía la salida de los ciudadanos de la isla.
  • Tal y como dije, al no estar prohibido salir de la isla, desde el 2000 hasta el 31 de agosto del 2012 el 99.4% de los cubanos que solicitaron el permiso para salir de la isla lo recibieron.
  • Desde el año 2000 hasta el 31 de agosto del 2012 941.953 cubanos salieron de la isla con asuntos particulares de los cuales solo el 12.8% optó por quedarse fuera.
  • Lo anterior demuestra que el permiso a la salida se entregaba y quienes lo recibían mayoritariamente volvían a la isla.
  • Por otra parte lo que no mencionan los medios internacionales es que quienes tienen prohibido viajar al extranjero (o al menos una parte del extranjero) son los estadounidenses pues no pueden viajar a Cuba, lo tienen vetado, a menos que se trate de viajes especiales normados denominados “People to People” creador bajo el gobierno de Clinton y destinados a estudiantes, profesores, periodistas, representantes de iglesias con cupo y dólares limitados. Fuera de estos viajes normados (prohibidos también durante los años de Bush) está prohibido ir a Cuba bajo penas que pueden ascender a 65.000 dólares.

<<Los cubanos en el extranjero son exiliados políticos>>

Repetido hasta el cansancio. Le llaman el exilio cubano en Miami. Según los medios de comunicación todos los cubanos en Miami son exiliados, por lo que su motivación para salir de la isla fue netamente política.

Una vez más la realidad choca con este planteamiento pues un exiliado es alguien que huye de una situación política de riesgo o persecución, lo que implica entonces que entre otras cosas me vi en la obligación de salir de mi país o ciudad sin la posibilidad en el corto o mediano plazo de regresar a mis tierras. Sin embargo como dije, la realidad contradice este hecho toda vez que estos “exiliados” lo primero que hacen al llegar a Miami en sus vacaciones es volver a Cuba.

Los datos dan cuenta que cada año cientos de miles de cubanos pasan sus vacaciones en la isla, la pregunta que surge entonces es, ¿qué clase de exiliado lo primero que hace una vez instalado en el exilio es volver a su tierra de vacaciones? Ahondaré más en el siguiente punto.

<<La gente en la isla huye en búsqueda de la libertad>>

El tópico de la libertad es muy conocido y repetido cuando se habla de Cuba (al mismo tiempo que otros regímenes socialistas). Se dice que en Cuba la dictadura es muy represiva y longeva, lleva ya más de medio siglo y los cubanos viven en pobreza muchos muriéndose de hambre. Ante tal nivel de represión y carencia de libertades, y estando tan cerca del país de la libertad, muchos cubanos se aventuran en cruzar el mar y llegar a Florida en Estados Unidos, para disfrutar de los derechos que un ciudadano cualquiera tiene en ese país.

Este tópico ha sido repetido a tal nivel que ya es un dogma, es una verdad, “la gente huye de la isla”, frase que se lee, escucha y repite en las diferentes tertulias informativas. Ante esta “realidad” uno se podría preguntar, ¿y qué pasa con los millones de seres humanos que de México, Centroamérica y el Caribe se van a vivir a Estados Unidos? ¿Acaso ellos no huyen en búsqueda de la libertad? La respuesta habitual es que no, ellos son inmigrantes económicos que llegan en búsqueda de mejores trabajos pero no huyen de una represión como los cubanos.

De ser cierto lo anterior no se entiende entonces por qué tantos cubanos en Estados Unidos decidan cada año ir de vacaciones a la isla. Pareciera ser que el concepto exiliado es usado para el cubano independiente de las razones de su llegada a Estados Unidos por lo que jamás podrían ser calificados como “inmigrantes económicos”. ¿Qué hay de cierto en todo esto? Muy poco, vamos desglosando los puntos transversales en la emigración cubana.

Primero, Cuba se encuentra emplazado a pocos kilómetros de Estados Unidos, la primera potencia económica del mundo siendo a su vez uno de los países más ricos en términos de PIB per cápita cuyo valor supera los 50.000 dólares. La economía cubana históricamente ha estado vinculada a la estadounidense al menos desde hace unos 200 años. Ante la existencia de dos países con niveles de riquezas diferentes la tendencia es que los habitantes del sector más pobre emigren al país más rico. Los cubanos han emigrado durante años a Estados Unidos así como los peruanos a Chile, los marroquíes a España y los españoles a Francia. No hay mayor verdad que esa.

Segundo, Estados Unidos desde los primeros años de la revolución incentiva la emigración ilegal y descontrolada en la isla. La ley de ajuste cubano del año 1966 establece, a grosso modo, que cualquier cubano que llegara al país luego del 1 de enero de 1959 tendría la residencia permanente luego de un año de residencia efectiva en el país, además la política de los pies secos y pies mojados determina que cualquier cubano que logra pisar territorio estadounidense se pueden quedar legalmente en el país al ser considerados “refugiados” mientras que los que son detenidos en agua son devueltos a Cuba. Detengámonos un momento en este punto, y pensemos, ¿por qué la ley establece que solo desde el 1 de enero de 1959 comienza a correr la ley? ¿Por qué solo a los cubanos? Porque lo que se busca es generar una masiva oleada de emigrantes ilegales, fenómeno conocido como los balseros. Además a inicios de los años 60 con la ruptura de las relaciones diplomáticas, Estados Unidos canceló las visas y permisos para los cubanos, por lo que desde entonces hasta 1990 los cubanos no tenían la posibilidad de emigrar legalmente, ¿entonces cómo se movían a Estados Unidos? Por los medios ilegales que le facilitaba el gobierno a través de las ya mencionadas leyes de ajuste cubano y política de pies secos y pies mojados, en 1990 en medio de negociaciones bilaterales, el gobierno de Estados Unidos se compromete a la entrega de 20.000 visas anuales para los cubanos, sin embargo durante años no cumplió con todo el número prometido, por lo tanto el problema se mantenía.

Ahora, ¿por qué Estados Unidos no cancelaba las visas para los cubanos y les permitía viajar libremente a su país? Porque desde un inicio lo que buscaba esta ley era provocar una huida masiva a través de las peligrosas aguas del estrecho de Florida infestado de tiburones para entre otras cosas mancillar al gobierno de la isla provocando desorden y caos. Además de ensuciar la imagen de la isla a través de los medios internacionales.

Tercero, a pesar de toda la cobertura mediática dada a los “exiliados cubanos” la realidad objetiva es que de todos los inmigrantes en Estados Unidos, los cubanos ocupan hacia el año 2011 el octavo lugar, delante de los cubanos se encuentran en orden numérico México, India, Filipinas, China, Vietnam, El Salvador y Corea del Sur. A nivel histórico en 1970 el 4.6% de los inmigrantes en Estados Unidos eran de origen cubano, actualmente solo el 2.8% lo es, por lo que incluso en proporción es menor. Por lo que a pesar del bloqueo económico impuesto en la isla, de la política por incentivar la emigración ilegal, Cuba no es el país que más inmigrantes envía a Estados Unidos.

Como síntesis de los tres puntos anteriores se puede decir que ni Cuba es una cárcel, ni sus emigrantes son refugiados sino que son emigrantes económicos que salen de su país incentivados por la necesidad de otras oportunidades pero que a su vez tienen que optar por irse en una balsa frente a las opciones que les entrega la tramposa y criminal legislación estadounidense. En este sentido es un engaño mediático que se presente este problema cubano sin mencionar la fundamental legislación estadounidense, ¿qué pasaría si un país como México, El Salvado u Honduras se vieran afectados por esta misma ley? ¿Qué pasaría si el día de mañana se establece que cualquier inmigrante mexicano que ponga sus pies en territorio estadounidense le sería entregada al año su residencia permanente? ¿Por qué se aplica tal grado de discriminación? Estas son preguntas que los medios masivos de comunicación no se plantean ni piensan plantearse

<<En Cuba no se respetan los Derechos Humanos>>

Común y repetitivo también es la acusación sobre el endémico maltrato a los derechos humanos. Las denuncias a Cuba son constantes y llegan de la mano de diferentes organismos de Derechos Humanos así como, no podía faltar, de los disidentes y opositores al régimen socialista. Sobre este tema trataré en un espacio aparte pero para aclarar un poco las íes me ceñiré a los datos que entregó el informe sobre la situación de los derechos humanos en 2014 de Amnistía Internacional (de ahora en adelante AI).

AI es un organismo encargado de velar, luchar por los derechos humanos y denunciar el maltrato de estos alrededor del globo. Es por lejos uno de los organismos más connotados en el tema, sin embargo como todos tiene importantes intereses en su seno lo que lo lleva a ser muy parcial en relación a regímenes particulares como en este caso el cubano. De ello como dije anteriormente hablaré en otro momento.

Sobre Cuba, AI informa que “continuó la represión de la libertad de expresión, reunión y asociación”, se dieron constantes casos de represión sistemática a través de breves detenciones y actos de hostigamiento a los disidentes protagonizados por ciudadanos afines al gobierno, hubo detenciones arbitrarias pero cortas a periodistas independientes así como disidentes. Por otra parte los medios de comunicación se mantienen en manos del Estado, un periodista independiente fue atacado por un miembro no identificado y un sitio web de Yoani Sánchez sufrió a su vez un ataque informático. 5 presos de consciencia siguen en cárceles cubanas informa AI. 8.899 detenciones arbitrarias de corta duración se dieron en Cuba durante 2014. A su vez como sucede en todos los informes, AI denunció también los daños que causa el “embargo estadounidense” en las condiciones de vida dentro de la isla.

Parece ser un informe muy duro contra la situación en Cuba, pero la perspectiva tiene que estar puesta en la comparación contemporánea y contextualizada en sus pares.

En Estados Unidos AI hace una denuncia muchísimo más dura. Durante el año el país fue criticado por comisiones de derechos humanos por su actuar en “la lucha contra el terrorismo”, la reclusión en régimen de aislamiento en las prisiones, las diferencias raciales en el sistema de justicia penal, los homicidios selectivos llevados a cabo con aeronaves no tripuladas (drones), el uso excesivo de la fuerza por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, el trato a las personas migrantes y la pena de muerte. Al finalizar 2014, había 127 hombres recluidos en Guantánamo, la mayoría sin cargos ni juicio, de estos durante el año algunos se declararon en huelga de hambre en protesta en contra de su situación. Se afirmó que el gobierno seguía amparándose en la Autorización del Uso de la Fuerza Militar (AUMF, por su sigla en inglés) de 2001 para llevar a cabo operaciones de detención en Afganistán y Guantánamo, y “operaciones de captura u operaciones mortales” contra personas en otros lugares. Además Decenas de miles de reclusos permanecían en régimen de aislamiento en prisiones federales y estatales en todo Estados Unidos, encerrados en sus celdas entre 22 y 24 horas al día, en condiciones terribles de privación social y ambiental. Treinta y tres hombres y dos mujeres fueron ejecutados durante 2014. Si se sumaban estas ejecuciones a las de 38 hombres y una mujer en 2013, la cifra total de personas ejecutadas desde que, en 1976, la Corte Suprema de Estados Unidos aprobara las nuevas leyes sobre la pena capital se elevó a 1.394. Siguieron dictándose penas de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional contra encausados que eran menores de 18 años en el momento del delito, además al menos 35 personas murieron en 18 estados tras recibir descargas de armas Taser a manos de la policía, con lo que el total de fallecidos en estas circunstancias desde 2001 se elevó a 602.

Siguiendo con los países demócratas liberales y respetuosos de los derechos humanos.

En Chile AI informa que se habían producido reiteradas denuncias sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía durante manifestaciones desde 2011. En mayo, un ex carabinero fue condenado a 3 años y 61 días de prisión por causar la muerte por disparos a Manuel Gutiérrez Reinoso, de 16 años, y herir a Carlos Burgos Toledo durante una manifestación en 2011. Sin embargo, el ex carabinero fue puesto en libertad condicional porque la condena impuesta era inferior a cinco años. Iván Vásquez Vásquez murió bajo custodia en Chile Chico, región de Aysén. Los abogados de la familia afirmaron que había muerto a golpes y que había habido más de un agente de policía implicado en el homicidio. Contrariamente a lo sostenido por la policía, la primera autopsia indicaba que el suicidio no había sido la causa de la muerte. Un agente fue acusado por un tribunal militar de violencias innecesarias con resultado de muerte, pero los cargos se retiraron en octubre, después de que una segunda autopsia solicitada por la defensa afirmara que la causa de la muerte había sido el suicidio, persistía la preocupación sobre la imparcialidad de esta última autopsia. Se recibieron nuevas denuncias de uso excesivo de la fuerza y detenciones arbitrarias durante operaciones policiales contra comunidades indígenas mapuche. En octubre, José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil murió tras ser atropellado por un tractor cuando, en compañía de otro mapuche, entró en una explotación agrícola en la región de la Araucanía. Según la información recibida, su entrada en la explotación estaba relacionada con la preparación de una propuesta para las autoridades sobre qué parte de las tierras se les podría entregar. La comunidad había estado ocupando una parte de la finca con la conformidad de su propietario. El presunto responsable de esta muerte fue detenido, y al finalizar el año la investigación proseguía. En mayo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a Chile por cometer violaciones de derechos humanos en su aplicación de la Ley Antiterrorista contra ocho mapuche condenados en 2003. Asimismo, la Corte Interamericana ordenó al Estado que adoptara todas las medidas necesarias para garantizar que las sentencias dictadas por los tribunales en estos casos no se hacían efectivas. Por su parte el aborto seguía siendo un delito en todas sus formas y circunstancias.

En España AI denuncia que, los agentes encargados de hacer cumplir la ley solían emplear fuerza excesiva para dispersar y detener a manifestantes. En junio, la Fiscalía solicitó el cierre de la investigación sobre las denuncias de abusos policiales formuladas por 26 participantes en la concentración “Rodea el Congreso” que tuvo lugar en septiembre de 2012. El Parlamento de Cataluña prohibió en abril que la policía catalana usara pelotas de goma. En años anteriores, varios manifestantes pacíficos habían resultado heridos de gravedad por el uso de pelotas de goma por la policía para dispersar a la multitud. Al acabar 2014 seguía pendiente una decisión judicial sobre el archivo de la causa. Durante la concentración, agentes de policía sin identificar golpearon con porras a manifestantes pacíficos, dispararon balas de goma y amenazaron a periodistas que cubrían la información del acto. España siguió rehusando adoptar la recomendación de los organismos internacionales de derechos humanos de que dejara de aplicar la detención en régimen de incomunicación a los sospechosos de delitos de terrorismo. El Ministerio del Interior publicó por primera vez datos sobre crímenes de odio durante el año. Según el Ministerio, en 2013 se registraron 1.172 crímenes de odio, la mayoría basados en la orientación sexual y en la identidad y el origen étnico. Aun así, no se introdujo un protocolo de identificación y registro de los actos discriminatorios cometidos por funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. No todas las fuerzas de seguridad regionales proporcionaron datos sobre crímenes de odio. Las definiciones de la desaparición forzada y la tortura en la legislación española seguían sin ajustarse a las normas internacionales de derechos humanos. Y además se siguió privando del derecho a la verdad, la justicia y la reparación a las víctimas de crímenes cometidos durante la Guerra Civil (1936-1939) y el régimen de Francisco Franco (1939-1975).

Para Reino Unido AI nos cuenta que persistían las restricciones de acceso a la justicia como consecuencia de los recortes efectuados en 2012 y 2013 en la asistencia letrada gratuita con arreglo a la Ley sobre Sentencias, Penas y Asistencia Letrada Gratuita al Delincuente, entre otras disposiciones. En diciembre de 2013 se publicó un informe sobre el trabajo preparatorio de la Investigación sobre Personas Detenidas; 23 meses antes, el ministro de Justicia había archivado una investigación sobre las denuncias de la participación británica en tortura y otras violaciones de derechos humanos contra personas detenidas en el extranjero en operaciones antiterroristas. En diciembre se publicaron las conclusiones de la comisión de investigación Al Sweady, establecida en 2009 para examinar las denuncias según las cuales soldados británicos habían sometido a tortura y otros malos tratos a nueve detenidos iraquíes en 2004, después de una batalla librada cerca de Majar al Kabir, localidad del sur de Irak. Según el informe, la comisión concluía que las acusaciones más graves eran “completamente infundadas”, aunque reconocía que el tratamiento de los detenidos había sido “menos que satisfactorio” y había “dependido de cada caso”, y que a esto se sumaba la falta de orientación a los soldados.

Podría seguir citando más y más países, pero mi punto está claro. Cuba, comparado a los países “liberales democráticos” como Estados Unidos, Reino Unidos o España, presenta un nivel menor de maltrato a los derechos humanos, así la situación de los derechos humanos en Cuba es bastante más privilegiada que el resto de los países según el informe presentado pro Amnistía Internacional.

<<La gente muere de hambre en la isla>>

Éste es uno de las mentiras más cobardes, insensibles y basuras que se presentan en los medios de comunicación: “los cubanos se mueren de hambre” es lo que se suele oír o leer en internet o en tertulias informativas. Seguramente para una persona no informada y alejada de la realidad regional, Cuba sea el país con menor seguridad alimentaria de todo el continente.

No obstante y siguiendo los datos de la Fao, la población cubana subalimentada es inferior al 5% del total, por lo que para la Fao Cuba es un país libre del hambre. Quizás los medios se confunden y en lugar de Cuba deberían hablar de Haití, país capitalista con un 53.4% de la población subalimentada, o Colombia con un 8.8%, o Guatemala con un 15.5%, ¿o por qué no? Panamá, un país elogiado por los medios de comunicación por su crecimiento económico y sin embargo tiene un 9.5% de población subalimentada.

Como sea, a nivel regional Cuba se destaca y para la Fao se encuentra entre los países con menor nivel de desnutrición en el mundo. Tampoco nos debiera entonces extrañar que la misma Unicef declarara que Cuba es el único país de América Latina con desnutrición infantil severa 0%.

Quizás también estos informes sean todos sesgados y debamos escuchar la opinión de algún disidente como Orlando Fundora en una conversación con Fernando Ravsberg de la BBC en la Plaza del Sol de Madrid afirmó que “comíamos mejor en Cuba”.

¿Quién sabe? Quizás todo sea una conspiración comunista de la ONU y de los disidentes.

<<Los cubanos perciben salarios de 20 dólares mensuales>>

Esta mentira como muchas parte de un dato real y objetivo pero que se desfigura en una de las mentiras más expandidas y asumidas por todos en el extranjero, “en Cuba los trabajadores perciben 20 dólares y los más afortunados llegan a los 30 con mucha suerte”. Esta mentira repetida hasta el hartazgo genera un imaginario del pueblo cubano como un pueblo excesivamente pobre, de los más pobres del mundo, lleno de prostitutas, mendigos, vagabundos, personas en la calle sin hogar y desnutridos sueltos al alero de su vida.

Sin embargo cuando uno conoce Cuba se da cuenta que esa no es la realidad. Sí es cierto que hay carencias en todos lados y espacios de la sociedad, es cierto que hay productos que para los cubanos tienen un precio bastante costoso en comparación a otros países del mundo, pero también es cierto que personas viviendo en las calles no se ven, mendigos tampoco, y mucho menos desahucios. El común de los cubanos vive en su propio hogar, tiene un trabajo, y acceso a servicios y bienes como actividades culturales, salud, educación, deporte, transporte, electricidad, agua potable, sistema de saneamiento, Etc. Una familia cubana compuesta de dos padres y dos hijos puede tener al padre empleado en alguna empresa pública, a su madre de dueña de casa, una vivienda, a un hijo en la universidad y al otro en una escuela cerca de la casa, y ninguno de estos servicios lo costea el padre con su salario, por otra parte si alguno de sus familiares cae enfermo o se accidenta y debe ser atendido en un hospital tampoco la familia deberá costearse el servicio. Lo fundamental que se debe entender es que en un sistema socialista la escala y pirámide de precios es completamente diferente a la existente en un sistema capitalista, en nuestros países por ejemplo, enormes cantidades de dinero deben ahorrarse para estudiar en un buen colegio o pagar los aranceles en la universidad, sin mencionar el crédito hipotecario que se asume para pagar una vivienda so pena de perderla en caso de no seguir pagando, productos como la vestimenta son más asequibles mientras que en un sistema socialista la vivienda, la universidad o cualquier tratamiento médico es totalmente gratuito, siendo otros productos los más costosos como para el caso cubano la vestimenta más exclusiva o ciertos electrodomésticos.

¿Cómo podemos comparar entonces el rendimiento de un salario en dos mundos con sistemas diferentes? Usando el tipo de cambio PPA (paridad de poder adquisitivo). He aquí la verdad usada para crear una mentira. Pongamos un ejemplo, tenemos dos países, el país A y el país B. En el país A usan el dólar (US$) como moneda, en el país B usan el peso ($). Digamos que el tipo de cambio es US$/4$, es decir por cada dólar hay cuatro pesos. Digamos que en el país A el salario es de US$ 4, mientras que en el país B es de $8. ¿Qué salario es mayor? Pues haciendo el cambio el salario del país B es de US$ 2, la mitad que en el país A. Esto es en términos nominales, y no mira los efectos de los precios en cada país, por lo que no refleja el poder adquisitivo de cada región. Digamos ahora que en ambos países solo hay un producto a la venta, el pan. Digamos que el kilo de pan vale US$ 2 en el país A, por lo que con el salario se podrían comprar 2 Kg. de pan. Por otro lado en el país B el kilo de pan vale $ 2, por lo que con cada salario se pueden comprar 4 Kg., es decir el doble. En relación a esto solo basta sacar el cálculo, si con 4 dólares se compran 2 Kg. de pan, con $2 se compran los mismos 2 Kg., por lo que simplificando en términos de poder adquisitivo el tipo de cambio sería US$/ $1, el peso entonces en términos de poder adquisitivo es 4 veces más valioso pues en su zona de valor los precios son menos costosos. Esto significa que usando el tipo de cambio de poder adquisitivo el salario en el país A sigue siendo US$ 4 y en el país B US$ 8 en términos de paridad de poder adquisitivo, por lo que el salario en el país B valdría para el doble que en el país A.

Pues bien, lo anterior lo dije para explicar por qué se miente a partir de una verdad, en otras palabras, mientras es cierto que el salario cubano medio en términos nominales equivale a 20 dólares, en términos de PPA no es lo mismo. Si fuera de 20 dólares entonces veríamos al común de los cubanos en una situación peor que los haitianos, vamos, eso es objetivamente imposible: un cubano medio come mejor y más que un haitiano medio, por ejemplo.

Pues bien, los datos del salario PPP para los países con datos de América Latina son:

  • Argentina: 1475 dólares.
  • Brasil: 1060 dólares.
  • México: 896 dólares.
  • Chile: 1303 dólares.
  • Colombia: 729 dólares.
  • Perú: 396 dólares.
  • Venezuela: 1087 dólares.
  • Bolivia: 239 dólares.
  • Ecuador: 612 dólares.
  • Paraguay: 443 dólares.
  • Uruguay: 1117 dólares.
  • Costa Rica: 1223 dólares.
  • El Salvador: 420 dólares.
  • Honduras: 459 dólares.
  • Panamá: 913 dólares.
  • Cuba: 1026 dólares.

Cuba, dentro de estos países a los cuales sus datos pude tener acceso, se encuentra en el lugar número 7 en el orden de los salarios medidos en paridad de poder adquisitivo siendo superado por Argentina, Chile, Venezuela, Brasil, Uruguay y Costa Rica, el resto tiene salarios menores a la media cubana. Y estoy seguro que el resto de países de la región no tendrán mejores salarios que los cubanos, es más, serán todavía más pobres.

Por otra parte el estándar de vida cubano es bastante superior al de muchos países sudamericanos visto directamente en la posesión de electrodomésticos. Por ejemplo el 97.7% de los cubanos tiene un televisor en su hogar, mientras que solo un 80% de las familias peruanas tiene uno, en tanto un 91% de los colombianos y un 73% de los guatemaltecos tienen acceso a uno en su hogar. Por otra parte un 83% de los cubanos tiene un refrigerador en su hogar frente al 44% de los peruanos, al 37% de los guatemaltecos y al 58% de los hondureños. Así, además, el 85% de los cubanos es propietario de su hogar, el índice más elevado de América Latina por sobre Chile con 64% de propietarios, Colombia con un 43%, Brasil con un 74% y Uruguay con un 60%.

Visto los datos cuesta creer que los cubanos vivan con 20 dólares al mes. De ser así no tendrían donde vivir o dormir.

<<Los cubanos son víctimas de un régimen de esclavitud moderna>>

Conectado al tópico anterior se suele afirmar que el cubano vive esclavizado por el régimen, ya sea por los salarios de 20 dólares como por el monopolio estatal en la oferta de empleo se asume que el cubano está obligado a trabajar para el Estado, es decir, para el régimen y con ello no tiene la libertad de decidir con quién trabajar.

Esto último redunda en la hipocresía occidental al usar la palabra “libertad” como medida común para comparar a los trabajadores cubanos con los de occidente. Hay que detenerse en este punto porque la relación laboral en un sistema socialista de planificación centralizada es diametralmente diferente a la relación laboral en el sistema capitalista.

En un sistema capitalista el obrero vende “libremente” su fuerza de trabajo a su empleador asumiendo un contrato de ambas partes en las que el obrero recibirá un salario que equivale a su fuerza de trabajo. Su trabajo en cambio generará un excedente el cual se convertirá en la ganancia para su empleador, básicamente así funciona el sistema en el capitalismo. Pero para que pueda seguir funcionando se requiere de una reserva de trabajadores en paro cuyo tamaño se modifica regularmente dependiendo de los ciclos económicos y no de manera azarosa pues cuando la economía entra en problemas la reserva de trabajadores en paro crece, pudiendo así reducir los salarios de los trabajadores, en tanto que cuando la economía está en crecimiento esta reserva de trabajadores se reduce. Esta reserva funciona como garantía para los capitalistas en caso de querer abaratar costos despidiendo o intercambiando su mano de obra, entre otras funciones. El temor al paro es lo que mantiene en ascuas al trabajador y esto también juega en contra de cualquier forma de organización política de carácter sindical pues puede significar el despido.

En cambio en un sistema socialista el obrero no “vende libremente” su fuerza de trabajo, pues lo que hace en realidad es hacer uso de su derecho, ya que el trabajo está asegurado a nivel constitucional por lo que el paro está reducido a la mínima expresión. El miedo al paro no existe, así como tampoco existe una reserva estructural de desempleados ya que no hay capitalistas que se enriquezcan de la explotación pues los medios de producción no le pertenecen ni tienen titularidad en ellos. Mientras que en el sistema capitalista los empresarios pueden darse el gusto de elegir entre sus trabajadores buscando a los más baratos, en los sistemas socialistas como el paro no existe, los trabajadores tienen una fuerza y capacidad de presión tal que pueden negociar sus remuneraciones, y si tienen algún nivel de especialización incluso pueden darse el gusto de elegir entre empleadores. Además la relación entre trabajadores y empleador no es la misma que en el capitalismo, ya que en el socialismo el empleador no tiene la potestad para despedir por lo que ese temor al patrón no existe (conocido es que discutir con el patrón en las empresas socialistas de la URSS, la RDA o Cuba era y es pan de cada día). Claro que entre los defectos más claros de esta política está el mermar la productividad dentro de una empresa y eso ha sido tema de debate durante décadas.

Mi punto está claro, no se puede hablar de esclavitud cuando no hay tal relación y lo que sí existe es, precisamente todo lo contrario.

El índice de esclavitud moderna del 2014 da también interesante información. De los 167 países ordenados en relación inversamente proporcional al grado de esclavitud, Cuba ocupa el lugar 144 siendo el que tiene el mejor lugar dentro de América Latina y uno de los mejores en el mundo, mientras tanto su vecino Haití ocupa el tercer lugar a nivel mundial siendo uno de los países con mayor esclavitud en el mundo, con Mauritania y Uzbekistán a la cabeza.

Por último, un punto muy mencionado para hablar de este tema son las deserciones de médicos cubanos en el extranjero. Cada vez que un médico deserta los medios internacionales le dan cobertura evidenciando así que estos médicos son usados como esclavos en el extranjero. Lo que no dicen los medios son dos cosas, vamos por orden.

Primero, Estados Unidos desde el año 2006 impone a nivel internacional una política para captar a los médicos cubanos en el extranjero, la Cuban Medical Professional Parole es una inicativa que coordina, al Departamento de Estado y al Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. Tal como se puede leer en su página web, ofrece tratamiento especial de las embajadas norteamericanas en cualquier país del mundo y una vía rápida para entrar a Estados Unidos, a profesionales médicos y de enfermería, fisioterapeutas, técnicos de laboratorio y entrenadores deportivos integrados en las misiones médicas cubanas. Una vez más nos encontramos frente a una práctica de hostigamiento y desestabilización estadounidense hacia Cuba en tanto lo que busca es derribar una política internacional del gobierno cubano mientras que además la ensucia mediáticamente hablando.

Por otro lado, el impacto real del número de desertores debe de ser analizado. Según los datos presentados en NYT un total de 5220 médicos y profesionales asociados cubanos han desertado desde el 2006 hasta el presente. La cifra puede parecer elevada, pero si consideramos que hacia el 2013 había en el mundo 38.000 profesionales de la salud cubanos, entonces han desertado el 13.6%, una minoría. Más, si se consideramos que los médicos en el extranjero no son estáticos, se rotan, por lo que el número real de médicos cubanos en el extranjero es potencialmente mayor. Generalmente cada dos años los médicos van rotando su estancia por lo que el número de médicos en el extranjero perfectamente puede superar los 80.000, lo que representan solo el 6.5%. Por supuesto no son representativos para nada del común de los médicos cubanos en el extranjero ni acreditan bajo ninguna causa una supuesta situación de esclavitud.

<<Cuba se mantiene siendo un parásito económico de Venezuela>>

Particularmente este mito ha sido explotado por los sectores derechistas en el mundo, pero con fuerza en Venezuela, quienes gritan a los 4 vientos que su país mantiene la dictadura cubana casi sin nada a cambio. Lo que no indican ni los medios, ni los políticos derechistas, es que hay un tratado bilateral de ayuda mutua entre ambas naciones.

El tratado entre Cuba y Venezuela dice lo siguiente: Venezuela le vende a Cuba 100.000 barriles de crudo a precio de mercado pero con la siguiente condición, Cuba paga la mitad a 90 días y la otra mitad a 25 años a una tasa de interés del 1%. En estricto rigor Cuba paga el total de ese crudo pero con unos plazos más extendidos y favorables. Por otro lado Cuba tiene en Venezuela unos 30.000 profesionales entre médicos y otros trabajadores de la salud manteniendo el hasta entonces inexistente sistema público de salud… ¿quién aporta más? Pues hagamos cálculos, hasta antes de la caída del precio del crudo el barril se cotizaba en unos 90 dólares, si Venezuela le envía diariamente a Cuba 100.000 barriles, entonces el valor anual de toda esa mercancía asciende a 3.467 millones de dólares, de los cuales la mitad la paga el gobierno cubano es decir 1.733 millones de dólares son pagados a los 30 días quedando pendiente el pago del otro 50% a tasas de 1% de interés. Ahora, ¿cuánto le cuesta al gobierno cubano todo lo que hace en Venezuela solo por tener los 30.000 médicos y profesionales de la salud allí? Habría que calcular a cuánto equivale el salario de un médico en Venezuela, dentro del sector público en 2013 se le pagaba al menos unos 6000 bolívares el primer año sin especialidad, es decir unos 1200 dólares, de ahí el salario iba escalando hasta superar los 10.000 bolívares en el sector público, es decir unos 2.000 dólares mensuales. Sin embargo este salario no satisface a los médicos venezolanos que se niegan a trabajar en el sector público y mucho menos en las regiones pobres y aisladas (que es donde trabajan los médicos cubanos), ellos prefieren trabajar en clínicas de sectores céntricos y acomodados, ¿cuánto entonces gana un médico venezolano en el sector privado? Pues según los cálculos un médico en el sector privado puede percibir anualmente 1.8 millones de bolívares, lo que significa 360.000 dólares anuales y unos 30 mil dólares mensuales. La diferencia es abismal entre médicos del sector público y médicos del sector privado, desde luego si asumimos que traer médicos del extranjero implica pagar más que en el sector público pero menos que en el sector privado (para que sea rentable), a nivel de mercado debería estar en la mitad de los 30.000 que gana un médico privado y los 2.000 que gana un médico en el sector público, es decir, unos 15 o 16 mil dólares mensuales, Brasil ofreció pagar 4000 dólares mensuales a médicos que fueran a trabajar a sus regiones limítrofes y solo recibió respuesta de cubanos y unos pocos uruguayos; la oferta entonces a nivel de mercado internacional sigue siendo pobre. Dejemos entonces la oferta en 10.000 dólares mensuales para médicos internacionales en Venezuela, que es superior a los 2.000 del sector público pero mucho menor que los 30.000 que ganan en el sector privado. Si es así, entonces Cuba estaría costeando y manteniendo médicos por el valor de 3.600 millones de dólares. Mientras Venezuela subsidia a Cuba por el valor de 1.733 millones de dólares, Cuba subsidia a Venezuela por el valor de 3.600 millones de dólares, es decir es Cuba quien subsidia a Venezuela con 1867 millones de dólares al año.

Esta diferencia se haría todavía mayor si considerásemos la caída del valor del crudo a 50 dólares el barril (en tal caso Venezuela subsidiaría a Cuba por solo 912.5 millones de dólares), por una parte, y los precios reales que se paga a médicos internacionales para trabajar en un país. Estados Unidos paga cifras de 40 o 50 mil dólares mensuales a sus médicos. Si los médicos cubanos cobraran lo mismo que los médicos venezolanos en el sector privado, se estaría subsidiando a Venezuela por el valor de 10.800 millones de dólares, en cuyo caso (que es el real a precios de mercado) Cuba está subsidiando a Venezuela por el valor de 9.888 millones de dólares anuales.

Pero lo importante no es lo económico, es lo humano, ¿quién estaría ganando con tal acuerdo, Venezuela o Cuba? ¿Qué valen más, las vidas humanas o los barriles de crudo? Esas preguntas se planteó Hugo Chávez hace ya muchos años, y valdría la pena volver a recordarlas.

<<Cuba envía sus profesionales al mundo con fines propagandísticos y económicos>>

Aunque parezca ya ridículo, otra de las tantas mentiras que se afirma es que Cuba envía médicos solo con el objetivo de hacer dinero o propaganda. La salud de los pueblos no importaría ni de cerca.

Supongo que este mito es un acto reflejo y autoproyección de lo que hacen países como Estados Unidos, que en lugar de ayudar concretamente envían unos pocos médicos que son anunciados con bombos y platillos pero que en comparación al aporte cubano son pocos a pesar de que los recursos estadounidenses sean muchísimos más, recordemos, ¿cuántos médicos enviaron los Estados Unidos a los países africanos afectados con el ébola? ¿Cuántos enviaron los cubanos? ¿Cuántos militares enviaron los cubanos? ¿Cuántos militares enviaron los estadounidenses?

Este mito se derriba fácilmente con una verdad objetiva: de los 66 países en los que Cuba prestaba servicios médicos en 2012, 40 de ellos lo hacía a costo cero, es decir Cuba asumía salarios e insumos, solo en los 26 restantes existía un acuerdo de carácter económico como pasaba con Venezuela y otros países con ingresos económicos un tanto elevados (Sudáfrica, Qatar o Brasil).

Lo de la propaganda no hay por dónde cogerlo, sanar seres humanos siempre generará una buena acogida en el ayudado (y en sus familiares, amigos y conocidos), por tanto sí que funciona como propaganda, la pregunta es, ¿por qué Estados Unidos u otros países democráticos no hacen lo mismo que Cuba en lugar de exportar militares y misiles en búsqueda de terroristas y así blanquean un poco su imagen?

<<El bloqueo contra Cuba es una mentira… o le sirve al régimen de la isla>>

Deje para último lugar uno de los mitos más importantes y extendidos que circulan en los diferentes medios de internet, tildar al bloqueo como una mentira o como una excusa del gobierno de Castro para justificar sus problemas. Este argumento resulta doblemente tramposo, porque la primera parte de éste dice que “no existe el bloqueo”, pero por otra parte indicaría que sí existe pero que le “favorece al régimen”. Como sea, para este mito doble, que exista o no exista el bloqueo da igual, siempre la verdad indicaría que la culpa recae en su mismo régimen, “el régimen se autobloquea”, “el régimen tiene la culpa del bloqueo”, “el régimen se inventa el bloqueo”, “el régimen justifica sus problemas apuntando hacia el bloqueo”, y muchas otras afirmaciones podemos leer en los medios de la mano de la “disidencia cubana” como también de reconocidos políticos de la derecha estadounidense, quienes siempre buscan minimizar los efectos del bloqueo en la isla a la vez que maximizan las culpas internas estado y situación cubana, como también en las culpas tras la aplicación misma del bloqueo. El intento discursivo es claro pues se busca generar un imaginario en el que el bloqueo es insignificante y casi no afectaría a la isla y todos los demás problemas se originan por culpa del socialismo.

Que el bloqueo le sirva a la isla o mejor dicho a su régimen, es una mentira tan fácil de desmentir que basta con preguntarse, si le sirve a su gobierno, ¿por qué el régimen estadounidense no levanta el bloqueo pues el mismo es funcional a los intereses de un gobierno que lleva décadas intentando derrocar? ¿Es que acaso los presidentes estadounidenses y sus congresistas han sido todos unos ignorantes de primer guion? ¿O es que el objetivo de Estados Unidos es apoyar al gobierno en La Habana? Lo último sería un buen cuento para los conspiranoicos, pero sabemos que no es así.

Desmentido la mitad del mito, nos queda la otra mitad. Que el bloqueo afecta la vida y economía de la isla es una verdad tan grande que año a año Amnistía Internacional denuncia la existencia del mismo, previamente realizó un informe sobre los efectos del bloqueo en cada nivel de la vida de la isla. Cada año también el gobierno de la isla denuncia las sumas cuantificadas de los daños provocados por el bloqueo los que para mediados del 2014 sumaban más de 1 billón 112 mil millones de dólares, una cantidad superior al PIB actual de muchos países, además de significarle a la economía cubana por lo menos 2 puntos porcentuales en su crecimiento anual. Si el bloqueo fuera una mentira, ¿por qué cada año desde 1992 se vota en la ONU en contra del bloqueo impuesto en Estados Unidos en la isla? ¿Es que acaso la ONU también es engañada por el gobierno cubano?

Como apéndice agrego la otra artimaña lingüística usada en este tema por la derecha, el llamar al bloqueo “embargo económico”. Hay quienes creen que se trata solo de un tema conceptual, pero la verdad va mucho más allá, pues tanto el bloqueo como el embargo son dos imposiciones económicas completamente diferentes. El embargo consiste en sanciones de un país sobre otro a través de las cuales no existe como fin la búsqueda del aislamiento económico en el país afectado, por lo que generalmente el embargo trae aparejado sanciones de solo una parte y con respecto a solo cierto intercambio comercial. El bloqueo en cambio trae aparejado diferentes sanciones que buscan aislar a un país del mundo, impidiendo que el resto de países comercien con libertad con el país bloqueado, esto significa que la imposición del bloqueo afecta el comercio del país bloqueado con cualquier país en la esfera a una escala bastante mayor que la del embargo, el cual no busca mantener un nivel de aislamiento.

En el caso cubano las leyes estadounidenses, especialmente la ley Torricelli y la ley Helms Burton de 1992 y 1996 respectivamente, establecen que:

  • Cuba no puede exportar o importar productos desde o hacia Estados Unidos.
  • No puede usar el dólar en transacciones internacionales.
  • No se le permite tener acceso al crédito internacional de bancos en Estados Unidos o sus filiales en terceros países, como tampoco del FMI o del Banco Mundial.
  • Cuba no puede importar productos cuya fabricación posea productos o materiales estadounidenses.
  • Estados Unidos prohíbe que los productos importados en su país posean ingredientes o mercancías de origen cubano.
  • Cualquier barco que recale en puerto cubano no puede recalar en puerto estadounidense durante 6 meses.
  • Cualquier empresa que decida invertir en Cuba, tiene prohibido invertir en Estados Unidos.

Si se ve punto por punto, las leyes estadounidenses contra Cuba no tienen un carácter bilateral sino que poseen un carácter multilateral y extraterritorial al afectar a todos los países directa e indirectamente. Por ejemplo un empresario debe decidir entre Cuba y Estados Unidos cuando se trata de comerciar o invertir, puede que haya miles de empresarios que no tengan relación alguna con el conflicto entre ambos países pero debe tomar una decisión pues las leyes de Estados Unidos le prohíben negociar con ambos. Y en la mayoría de los casos los empresarios se deciden por Estados Unidos pues es un mercado 27 veces más grande en términos demográficos, y una economía 289 veces mayor también. Claramente estamos frente a un bloqueo.



Categorías:actualidad, Socialismo

3 respuestas

  1. Quisiera saber, si son tan amables, el autor del texto, y algún dato mas sobre quienes llevan adelante este proyecto con tan interesantes publicaciones. Desde ya, muchas gracias.

Responder a Antumapu Cancelar respuesta

A %d blogueros les gusta esto: