¿Qué fue el socialismo soviético? II

http://cienciacontestataria.es/2013/12/02/que-fue-el-socialismo-sovietico-i/

Siguiendo con la primera parte, la cual constituyó un esbozo teórico del tema, ahora nos encargaremos de analizar el tema desde una variable histórica y económica.

Como aclaración usaré el concepto «socialista» para hablar del régimen existente en la URSS, pero siempre considerando que en el artículo anterior ya se estableció que no se puede hablar de un régimen socialista propiamente tal. Este concepto entonces, se usa más desde el significante y no el significado.

Condiciones objetivas y subjetivas para instalar el socialismo

Para partir con esta segunda parte, cito textual a Marx.

Al llegar a una fase determinada de desarrollo las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas, y se abre así una época de revolución social. Al cambiar la base económica se transforma, más o menos rápidamente, toda la inmensa superestructura erigida sobre ella. Cuando se estudian esas transformaciones hay que distinguir siempre entre los cambios materiales ocurridos en las condiciones económicas de producción y que pueden apreciarse con la exactitud propia de las ciencias naturales, y las formas jurídicas, políticas, religiosas, artísticas o filosóficas, en un a palabra las formas ideológicas en que los hombres adquieren conciencia de este conflicto y luchan por resolverlo.

Marx, Prólogo de 1959.

Cito este pequeño fragmento de Marx porque es fundamental para entender la lógica existente dentro del marxismo que formó parte íntegra de la revolución de octubre. Marx consideraba que en la historia las fuerzas productivas (medios de producción y fuerza laboral) constantemente se iba desarrollando, lo que, en un determinado momento entraba en contradicción con las relaciones de producción (estructura económica), y esto finalmente derivaba en una revolución que termina instaurando nuevas relaciones sociales de producción. En este sentido la historia se ha movido por esta lógica: el esclavismo romano sería superado porque terminó siendo una traba para las fuerzas productivas, lo mismo el feudalismo europeo, así como también lo sería el capitalismo. Éste, en un momento determinado terminaría por volverse una traba para el desarrollo de las fuerzas productivas, dando paso a una revolución y germinando en un nuevo orden, en un nuevo régimen, en una nueva estructura, la socialista.

A partir de esto el marxismo debatió internamente sobre la capacidad de poder generar en Rusia un régimen socialista. Esto porque a la luz de la época, es decir a inicios del siglo XX, Rusia estaba lejos de ser el país más avanzado del mundo, de hecho estaba bastante atrasado en comparación a Alemania, Inglaterra y Estados Unidos, no poseía una clase obrera propiamente tal, ni tampoco una burguesía sostenible, la herencia de una suerte de régimen feudal-servil seguía muy presente lo que entorpecía enormemente el desarrollo de las fuerzas productivas. Lo importante entonces es entender porque en Rusia se instaló este «socialismo soviético» y no en los países capitalistas adelantados de la época.

Si en Rusia no existían las condiciones objetivas (es decir, desarrollo de las fuerzas productivas), sí existían en cambio condiciones subjetivas. Rusia hacia inicios del siglo XX, era un país europeo, con un fuerte aparato militar, pero al mismo tiempo Rusia era un país no-europeo, muy retrasado y fundamentalmente agrario, en pocas palabras, era el más débil de los países adelantados, pero el más avanzado de los atrasados, en definitiva, Rusia más allá de la periferia capitalista, pertenecía a la semiperiferia. El más débil del centro y el más fuerte de la periferia.

Por otro lado, una revolución similar no se podía dar en otro punto del centro capitalista pues las opciones económicas para el obrero común y silvestre, eran más rentables a su mirada, que una insurrección, es decir, era mejor seguir trabajando que levantarse en armas. Además, más allá del sentimiento de clase, una revolución como la dada en Rusia, se fundamenta también cuando gran parte de la población es arrastrada a la coyuntura por medio del nacionalismo, un nacionalismo que no existía en los países centrales a excepción de Italia y Alemania. Por último, para que una insurrección triunfe, era menester un cierto grado de infraestructura urbana, una intelectualidad, y una clase trabajadora, lo cual no existía en los países periféricos. Entonces, la revolución era solo posible en un país semiperiférico, que no fuera ni tan retrasado, ni tan avanzado.

En consecuencia, lo que hace posible en Rusia la revolución, no eran tanto sus condiciones objetivas sino que sus condiciones subjetivas.

Constitución de Rusia en un imperio: La URSS

Cuando nos referimos a la URSS como un imperio, es a la esencia de su constitución como un orden político centralizado que se hace del control de una serie de países, especialmente, aquellos del este europeo.

¿Por qué Rusia se vuelve un imperio? Las razones de esta configuración geopolítica subyacen en el devenir histórico que va desde 1914 hasta 1945, es decir, las dos guerras mundiales que fueron en definitiva, una gran guerra por el poder entre Estados Unidos y Alemania. Esta guerra deja en claro el nuevo orden mundial, orden que coloca a Estados Unidos y la URSS (ya no Rusia), pero la URSS requería mantener la seguridad y el orden interno como prioridad, y por ello el primer factor que los mueve a hacerse imperio es el temor por una agresión norteamericana o una insurrección alemana, para ello era necesario establecer un control militar. El segundo factor de relevancia, es la necesidad por recibir indemnizaciones de guerra materializadas en esas conquistas. Y el tercer factor era el temor soviético por la insurrección de movimientos nacionalistas o comunistas autónomos y autóctonos, por ello debía establecer una centralidad en el que el PC soviético fuera el líder indiscutido. Esto último es importante al momento de ver el por qué se dan rupturas dentro de la URSS en determinados puntos de su historia, es decir, con los movimientos comunistas de guerrilla en Yugoslavia, Albania y China. Esta también es la razón del por qué, el ejército rojo se retira de Irán hacia 1946 y sabotea la insurrección comunista en Grecia hacia 1947.

De hecho, a partir de lo mencionado, se puede decir que geopolíticamente hablando, se crea una gran alianza entre Estados Unidos y la URSS. Una estrategia materializada en el acuerdo de Yalta y que beneficiaría a ambos. A los estadunidenses les convenía mantener a raya a los movimientos comunistas autónomos, y a su vez, mantener debilitada y oprimida a Alemania (su gran rival). No nos extrañe entonces que en este sentido, la URSS era un subimperio cuya labor en el mundo en gran medida fue funcional a los intereses estadounidenses.

En síntesis, la formación de un imperio Mundo, al margen de la economía Mundo capitalista, se debió a factores coyunturales y estructurales, factores que llevaron a los soviéticos a ocupar seis países, poniendo en su centro, a los comunistas funcionales a sus intereses, estos países son, Polonia, Hungría, Bulgaria, Rumania, Checoslovaquia y la República Democrática Alemana.

Desarrollo del socialismo

Para comprender un poco la formación del socialismo real, debemos retrotraernos al final de la revolución, guerra civil e intervención extranjera hacia la década del 20’. Rusia hacia esos años, era un país atrasado, devastado y en cierto sentido, fragmentado. El mero hecho de mantener todo unificado requería una fuerza centralizada y radical que pusiera orden interno. Stalin, parecía el líder ideal según las circunstancias. Un líder de fuerte carácter, autoritario y decidido. Evidentemente no podemos negar que frente a otro líder, las muertes de ciudadanos soviéticos probablemente habrían sido menores, pero ante la industrialización forzada, la colectivización del campo, y el resto de grandes reformas y trabajos económicos, la cantidad de muertos en la Unión Soviética habría sido alto de igual manera.

Los objetivos estaban fijados, se establecen los planes quinquenales, y la economía planificada mueve a toda la sociedad para industrializar a la URSS. Para hacerla un país moderno y fuerte. Además, los objetivos debían ser cumplidos, desde Moscú hasta el más recóndito rincón del Asia, desde el más alto puesto de gerente, hasta el más humilde obrero, y ante la falta de experiencia en la primera generación de empleados, se hacía muy necesario la existencia de un líder fuerte apoyado por una burocracia sólida.

Es así como todas las decisiones pasan a concentrarse cada vez con mayor evidencia y el sistema soviético se burocratizaba.

Que no nos extrañe entonces, los dos principales efectos de esta política.

  1. una gran cantidad de muertos, no por las persecuciones políticas sino que por las fuertes medidas económicas adoptadas por el centralismo.
  2. un rápido y notable avance industrializador que se manifiesta en el corto tiempo que le tomó a la URSS hacerse un país avanzado incluso para el parámetro europeo.

Por lo tanto tenemos hacia los años 30, un sistema que de haber nacido de improvisaciones, de crisis y guerras, se muestra medianamente estable, con algo de flexibilidad, en sí tenemos un sistema que funciona y que de hecho se muestra fuerte ante la mirada atónita del occidental que hacia inicios de los años 30 vivía las fuertes y extremas consecuencias de la crisis económica.

No podemos decir que es despreciable la cantidad de muertos durante esta transformación estructural de la economía, pero sí podemos decir que existieron elementos loables. El sistema establecido funcionó bien durante décadas y de hecho, gran parte de la gente vivía inmerso en medio de una red de trabajo y frutos del mismo que superaban el común en el mundo capitalista subdesarrollado: estaba garantizada la comida, pensiones, atención sanitaria, cierto igualitarismo, ropa y vivienda subsidiadas, etcétera. Sin embargo, el gran precio lo pagó el campesinado, pues la industrialización se llevó a costa de ellos, pues no sólo pertenecían a un rango inferior legal y político, sino que la política agrícola que sustituyó a la NEP, fue un desastre para ellos, y no sólo estancó la producción, sino que la DISMINUYÓ.

Además, debemos mencionar otros dos grandes defectos del sistema soviético. El primero era su extensiva burocratización. Y el segundo era su poca flexibilidad. Es decir, un sistema que no estaba concebido para innovar, ni variar en calidad y cantidad. Favorecía los bienes de equipos, un sistema que favorecía la industria (la militar incluida) pero no al consumo civil. No estaría de más recordar que el estancamiento económico se vincula a la marginación de la industria soviética a la tercera Revolución industrial asociada a las tecnologías de información y formación de redes.

En pocas palabras el sistema soviético estaba pensado para industrializar un país muy atrasado y subdesarrollado lo más rápido posible, con una población que viviera y se conformara con unos niveles de vida por encima de los mínimos sociales. Es importante entender esto, Que un país hiciera lo que a Inglaterra le tomó 2 siglos, es lo que explica en gran parte el costo humano detrás de los primeros años de la historia soviética (eso y el estalinismo, desde luego).

Trabas y crisis dentro del socialismo «real»

Como se ha afirmado anteriormente, el socialismo como un nuevo sistema estructural debía reemplazar al capitalismo. Pero el problema es que el socialismo emerge en un momento en el cual el capitalismo aún no vivía sus trabas estructurales. Sus límites estructurales aun estaban lejos de ser mostrados, de hecho el mayor crecimiento económico se expresa posterior la segunda guerra mundial, y ello significaba que al capitalismo aun le quedaba mucho por crecer y existir. En ese marco, estructuralmente hablando el socialismo estaba encerrado desde un inicio. Formó un Universo paralelo, pero el sistema mundo capitalista era tan poderoso que a la larga el mismo logra asfixiar al socialismo. De hecho, si el socialismo terminó cayendo, fue por el actuar del sistema capitalista, el que lo ataca y logra terminar por provocar su crisis final. La misma confrontación ideológica entre ambos sistemas, se materializó en un excesivo y oneroso gasto militar que a la larga terminó dañando al sistema socialista. Por otro lado, y como segundo gran elemento estructural a mencionar, vale la pena recordar que el socialismo emerge en zonas subdesarrolladas del Mundo, Rusia y las repúblicas de Europa del Este eran países atrasados, por tanto gastan buena parte de sus energías en ponerse al nivel de los países capitalistas centrales, y ello es un gran punto en contra del socialismo.

Sin embargo, no basta con hablar en términos estructurales de larga duración, es muy necesario referirse y manejar un lenguaje económico más adecuado.

En términos económicos, y bajo la visión marxista podemos decir que, llegado un momento, las relaciones sociales de producción se convierten en un óbice para el avance de las fuerzas productivas, esto quiere decir que, las fuerzas productivas al estar en choque con las relaciones sociales, generarían un proceso de lucha de clases como lo dice el economista Francisco Herreros. Así mismo, podemos decir que las relaciones sociales de producción socialista llegaron poco a poco, a formar trabas para el avance de las fuerzas productivas en la URSS y que esto minaría su propia existencia.

Como afirmamos, estas relaciones sociales se basaban en la explotación desde la burocracia al pueblo, y esta explotación se basa en dos grandes muestras de inequidad.

  • Desigual distribución de activos productivos intangibles.
  • Desigual distribución de activos organizacionales.

Lo que a su vez determinaba que:

  1. las empresas estatales se encuentran bajo la orden del respectivo ministerio.
  2. los planes tenían una fuerza vinculante, abarcado precios, cantidades, clase y calidad de producción.
  3. los planes eran trazados por el ministerio en concordancia con el aparato central, y, el órgano organizador era el GOSPLAN.
  4. el plan por tanto, era un criterio dominante basado no en una lógica de ganancia y pérdida, sino que en consideraciones políticas. De hecho los precios no jugaban papel alguno en decisiones como la inversión.

Las relaciones sociales de producción generaban incentivos contrarios a la innovación tecnológica. Las decisiones de los directivos empresariales iban más allá de las ganancias, sino que apuntaban a cumplir un plan estipulado desde arriba. Introducir innovación en un plan, es entrar en riesgo. La principal consecuencia de este modo de llevar la actividad empresarial era la baja productividad, de hecho el crecimiento económico se lograba con grandes inversiones, mayores a las dadas durante el capitalismo.

Además, junto con la falta de incentivos e innovación, es notable que otra consecuencia sea la falta de información económica dentro del sistema soviético debido a la carencia de precios y el desvío de inversiones hacia áreas poco productivas. En definitiva, DONDE NO HAY UN MERCADO NO SE PUEDEN FORMULAR PRECIOS NI CÁLCULO ECONÓMICO. En la URSS los precios se establecen y no se puede formular escasez, utilidad o demanda. Y estos factores tan importantes en el capitalismo, no se pueden inferir en un sistema socialista.

En otras palabras, las relaciones sociales de producción, se hacen una traba y generan problemas concretos: falta de incentivos e innovación, y carencia de información económica.

Como afirma Eric Hobsbawm, el motor económico soviético llegado un momento y conforme aceleraba dicho su funcionamiento, tendía a estancarse pues era un motor limitado. Así mismo puedo decir que ese modelo, era un modelo extensivo que como no crecía con innovaciones, crecía basado en la fuerza laboral, Tierra, y capital.

Este modelo, hacia los años 70 muestra grandes falencias. En primer lugar su crecimiento económico baja sostenidamente, ya no estamos en los años 50 o 60, años en los cuales se llega a pensar que hacia el 2000 se tendría superado a Occidente. En segundo lugar los índices sociales también se estancaban. La URSS ya no era reconocida en el extranjero por su economía industrial, sino que por ser exportadora de materia energética, lo cual al mismo tiempo demuestra otro punto de vital importancia, a diferencia de los años 30 y 40, cuando la URSS representaba un Universo paralelo, sino que estaba cada vez más integrada al capitalismo y de una u otra forma, lo que repercutiera en la economía Mundo, terminaba afectando al mundo socialista. Además de todo, la corrupción llegaba a niveles no aceptables ni para los mismos soviéticos.

El socialismo real no sólo tenía que enfrentarse a los problemas internos que ya hemos mencionados, sino que también a los externos. Hacia los años 70 de hecho, se gesta una crisis internacional vinculada al petróleo, crisis que afecta positivamente la economía socialista por dos motivos: a) se genera una mayor afluencia de dinero con el cual se pueden gestar reformas y producir armamento; b) se genera además una gran afluencia de créditos que ciertos países de la URSS utilizan, como Polonia. El problema se dio cuando se generó la crisis de la deuda en las mismas economías maltratadas y malgastadas como la polaca (no es de extrañar que fuera en Polonia donde se gestara un importante movimiento político de resistencia a la URSS), estas terminaron gravemente afectadas por su inflexibilidad, por el aumento de costos productivos y por el desgaste de los pozos petroleros. Esta coyuntura demostró lo debilitada que estaba la economía socialista.

Ante esta situación podemos decir que; por una parte la economía soviética estaba cada vez más desgastada y se mostraba como poco competitiva ante el capitalismo; por otra parte la economía soviética no había logrado independizarse del capitalismo, toda vez que debía recurrir a éste para asumir importantes niveles de endeudamiento que luego, iniciada la crisis, debían de asumir; finalmente el socialismo «real» o soviético luego de más de 70 años de vida estaba demostrando no ser efectivo en su carrera con el capitalismo, y no había logrado llevar a los países a superar a sus competidores occidentales, los problemas estructurales dentro de la economía soviética debían ser superados, y ante ello la propuesta de Gorbachov fue la que llevó la dirección de la Unión. Estas reformas buscaron precisamente elevar el nivel de productividad, rentabilidad, eficiencia y orden de la economía a través de una reinserción del mercado en un punto considerado como aceptable dentro de la realidad soviética, cuestión que como sabemos, no funcionó.

La Perestroika y la Glasnot fueron respuestas coyunturales a problemas estructurales, respuestas que en definitiva terminaron gestando una transición aún más poderosa que los terminaría posicionando una vez más en el capitalismo periférico. En suma ambas terminan destruyendo el sistema soviético e instaurando una etapa de caos y desorden, de desintegración e incluso de  lucha civil, pluralismo político y anarquía económica. Para terminar con Yeltsin, quien, favorecería la transición y la desintegración.

Balance final de la reinstauración del capitalismo en Rusia

Poco a favor se puede decir, por lo menos en una primera instancia, sobre la recapitalización de Rusia y los demás países. Políticamente el poder de Rusia quedó reducido a un nivel similar al existente durante el reinado de Pedro el Grande, la influencia que tenía la perdió considerando que se desintegró y que las repúblicas independientes de la ex-URSS establecieron relaciones ambiguas y volubles para con Rusia. Militarmente las fuerzas armadas rusas perdieron prestigio, moral y capacidad además de que su infraestructura científica se mostró oxidada en proporciones importantes. Económicamente las olas de privatizaciones salvajes generaron un desenfrenado cambio social dentro de Rusia dando nacimiento a una nueva clase social de ricos (muchos de ellos ligados a las mafias) que guardaron sus fortunas en la banca de Chipre, mientras que el común de los rusos se vio enormemente perjudicado, en pocas palabras las desigualdades sociales crecieron bastante. Finalmente el Estado ruso perdió dentro de su territorio el poder y la influencia que alguna vez tuvo, la centralización del poder se extinguió dando paso al surgimiento de una serie de poderes locales que amenazan con destruir la unidad (más de lo que ya está) del país, el mejor ejemplo es el de Chechenia.



Categorías:Economia, Historia, Política, Socialismo

Etiquetas:, , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: